¿Cómo Airbnb se reinventa ante la crisis por la pandemia?

Una de las industrias más afectadas por la pandemia de coronavirus es el turismo. La actividad de viajes está prácticamente en cero alrededor del mundo, afectando a las aerolíneas y a la hotelería principalmente.

Y dentro de este rubro, la plataforma de alojamiento Airbnb también lo está pasando muy mal, ya que necesita con urgencia dinero para financiar sus operaciones.

Por eso, ante la imposibilidad de tener pasajeros y de generar arriendos, la aplicación está ofreciendo un programa llamado “Experiences”, que se trata de llevar a tu casa las experiencias de “conectar a la comunidad global con actividades artesanales en ciudades de todo el mundo”.

¿Cuál es el concepto principal detrás de esta idea de Airbnb?

La compañía sostiene que se trata de que los usuarios, “viajen virtualmente y obtengan ingresos durante la crisis de COVID-19. Con comunidades en todo el mundo quedándose en casa para proteger su propia salud y la salud de los demás, las personas no pueden realizar actividades de rutina como ir a trabajar, hacer ejercicio o perseguir una pasión. Ahora, las Experiencias en línea cambiarán eso al permitir que los anfitriones obtengan un ingreso en estos tiempos inciertos, y llevarán su Experiencia virtual transformadora a millones de invitados”.

“La conexión humana es el núcleo de lo que hacemos”, dice Catherine Powell, directora de Experiencias de Airbnb. “Con tanta gente que necesita permanecer en el interior para proteger su salud, queremos brindar una oportunidad para que nuestros anfitriones se conecten con nuestra comunidad global de invitados de la única manera posible en este momento, en línea”.

Qué cosas en línea ofrece Airbnb

Airbnb sostiene que la reserva para el programa se abre de inmediato con más de 50 experiencias virtuales disponibles. Se alojarán en Zoom, y Airbnb proporcionará a los anfitriones acceso a Zoom de forma gratuita junto con servicios de soporte personalizados para seleccionar, capturar y compartir su Experiencia en línea.

Recomendaciones del editor