Skip to main content

¿Vivimos ya en una sociedad de ciencia ficción como en ‘Los Supersónicos’?

Imagen utilizada con permiso del titular de los derechos de autor

Todos lo recordamos bien: cuando éramos pequeños nos encantaba disfrutar de las películas o series de televisión basadas en ciencia ficción en las que veíamos fascinados cómo los protagonistas se comunicaban mediante videollamadas o viajaban en vehículos voladores. Series como The Jetsons (Los Supersónicos) nos hacían disfrutar de una forma divertida de todos estos futuristas avances. Bien, han pasado los años y ahora conviene plantearse la reflexión: ¿no estamos viviendo ya en una sociedad del futuro?

Muchos de los elementos que hemos asumido como futuristas en las películas se han hecho hueco poco a poco y de forma silenciosa en nuestra realidad cotidiana; posiblemente no al ritmo ni velocidad que hubiéramos deseado, pero la realidad es que están ya aquí. Vamos a analizar parte de lo que vimos en Los Supersónicos para comprobar lo lejos (o cerca) que estamos de ese futuro.

Videollamadas

Imagen utilizada con permiso del titular de los derechos de autor

Esto te puede sonar a risa: ¿videollamadas? FaceTime, Skype o WhatsApp, son ya tan cotidianos en nuestro día a día que este formato de comunicación, pese a no ser del todo mainstream, es ya una realidad cotidiana entre nosotros. De hecho, en algunas circunstancias ha llegado a remplazar la necesidad de llevar a cabo reuniones. Esta forma de comunicarnos nos acerca más a nuestros allegados, sobre todo cuando una distancia física nos separa, y su uso sigue disparándose a pasos agigantados.

De hecho, en la serie Los Supersónicos subestimaron la capacidad del futuro en el desarrollo: los equipos actuales para efectuar llamadas de vídeo son mucho más compactos que los pudimos ver en la conocida serie, y esto es solo un avance, puesto que con la llegada de la realidad aumentada podría resultar que en breve podamos hacer videollamadas en 3D.

Robots aspiradores

Imagen utilizada con permiso del titular de los derechos de autor

En la serie, la familia disfrutaba de un montón de avances tecnológicos que les ahorraban muchísimo tiempo en el mantenimiento doméstico, y así, Jane, la madre, solo necesitaba pulsar un botón para que un brazo robótico lavara y planchara la ropa. Desde luego, todavía no hemos llegado a ese punto en el que un robot haga la limpieza de casa por nosotros… ¿o tal vez sí?

Los robots aspirador como Roomba son cada vez más cotidianos y básicamente llevan a cabo tareas que antes nos corresponderían únicamente a nosotros. Los múltiples sensores de estos populares equipos hacen que esquiven los obstáculos en casa, eviten caer escaleras abajo y puedan limpiar sin problemas en total oscuridad para luego volver, obedientes, a su punto de carga.

Comida preparada de forma automática

Imagen utilizada con permiso del titular de los derechos de autor

En la serie, con la pulsación de un par de botones, en unos pocos segundos la comida para toda la familia estaba lista, muy lejos de las horas que ahora necesitamos para la preparación de determinados platos caseros. En los tiempos que vivimos estaríamos horrorizados por la cantidad de aditivos y químicos que aparentemente empleaban en estas comidas, eso está claro, pero qué cómodo resultaba.

Bien, ahora tampoco nos encontramos en esa situación idílica, pero de alguna forma nos hemos acercado un poco a ella: los robots de cocina como Thermomix permiten confeccionar platos sofisticados en poco tiempo, sin manchar cazos y todo dentro de un mismo dispositivo. Por otro lado, los preparados alimenticios como Huel van poco a poco ganando adeptos en una sociedad con cada vez menos tiempo.

Robots asistentes

En Los Supersónicos, el robot doméstico Rosie se encargaba prácticamente de recordar todo y mantener el orden de la casa con su diligencia y memoria prodigiosas. Pues bien, no tenemos de momento ‘rosies’ en nuestros hogares, pero sí podemos adquirir ya algo bastante similar: las bocinas inteligentes tipo Amazon Echo.

Estos dispositivos emplean la inteligencia artificial para ahorrarnos muchísimo tiempo ya sea leyendo mensajes importantes para nosotros, indicando la predicción del tiempo antes de que salgamos a la calle, despertándonos, encendiendo calefacción o luces por nosotros… En definitiva, muchas tareas solo limitadas por el evidente hecho de que no se pueden desplazar, sino solo emplear la voz.

Higiene personal

En la serie nos encantaba ver cómo nada más despertarse, los personajes eran catapultados desde sus camas a unas cintas transportadoras donde eran aseados y vestidos convenientemente para afrontar la jornada (incluyendo un vigoroso cepillado de dientes gracias a un brazo robótico que salía de la pared para la tarea).

Bien, por suerte para nuestra salud, estamos muy lejos de semejantes niveles de vagancia, pero de alguna forma sí hemos adoptado parte de esos avances de ficción. Así, los cepillos eléctricos de dientes son ya una realidad entre nosotros y ofrecen una limpieza muy superior a la alcanzada de forma manual, en mucho menos tiempo.

Como apuntamos, la ciencia ficción que vimos en esta y otras series, de alguna manera está más cerca de nuestra realidad cotidiana de lo que pensamos. Y sí, lo que todavía nos falta por ver son automóviles voladores, aunque incluso esto también parece que es solo una cuestión de tiempo

Recomendaciones del editor

Jose Mendiola
José Mendiola es licenciado en Economía, habla inglés y francés, y reside en San Sebastián, en el norte de España…
Alexa: 5 modos del asistente que tal vez no conocías
Modos Alexa

Alexa, la asistente inteligente de Amazon, se ha convertido en la favorita de varios usuarios. Ello debido a todas las cualidades con las que cuenta, las cuales permiten desde controlar las luces hasta ver las cámaras inteligentes de casa, según el dispositivo en el que se encuentre instalada.

Asimismo, deja escuchar música, agendar tareas, hacer la lista del supermercado, realizar preguntas, entre otras tareas más.

Leer más
¿Por qué algunos países usan corriente eléctrica de 110V y otros 220V?
Ampolleta

El mundo de la electricidad es fascinante y complejo, con una diversidad de estándares que determinan el voltaje de suministro utilizado en diferentes países. Mientras que, en la mayoría de los países de América, como Estados Unidos, se opera con una corriente eléctrica que oscila entre 110V y 120V, en otros lugares como España y Chile, el voltaje varía entre 220V y 240V. Pero, ¿por qué existe esta variación? En este artículo, exploraremos las razones detrás de esta diferencia y cómo ha influido en la forma en que utilizamos la electricidad en todo el mundo.
Entendiendo el voltaje y sus implicaciones prácticas
El mundo de la electricidad está lleno de conceptos que pueden parecer complicados a simple vista. Uno de ellos es el voltaje, representado por la “v” que acompaña a los números y que determina la presión con la que la electricidad fluye a través de un circuito.

Para entender mejor el voltaje, Morris Lockwood, gerente técnico de Edif ERA, una consultora de ingeniería con sede en el Reino Unido, lo compara con el flujo de agua en una manguera. El voltaje sería la presión del agua, mientras que la corriente eléctrica, medida en amperios, sería la cantidad de agua que fluye por la manguera. Ambos son esenciales para la transmisión de energía.

Leer más
Guía completa: ¿qué voltaje utiliza cada país del mundo?
Una serie de enchufes.

En un mundo donde la tecnología es omnipresente y los viajes internacionales son cada vez más comunes, comprender los estándares eléctricos de diferentes países se vuelve esencial. Cada región tiene sus propias especificaciones respecto a la tensión eléctrica (voltaje) que pueden afectar la compatibilidad de los dispositivos electrónicos y la seguridad de los viajeros. ¿Te interesa saber cuáles son? Sigue leyendo, aquí tienes una guía sobre los voltajes utilizados en diferentes países de todo el mundo.
¿Por qué es importante conocer los voltajes internacionales al viajar?

Saber sobre los voltajes es uno de los datos más útiles para la mayoría de los viajeros. Esto se debe a los siguientes factores:
Compatibilidad de los dispositivos
Los dispositivos electrónicos tienen requisitos específicos de voltaje para su funcionamiento seguro y eficiente. Si el voltaje del país visitado es diferente al voltaje del país de origen del dispositivo, podría dañarse si se conecta directamente a la toma de corriente sin un adaptador o un transformador de voltaje adecuado.
Seguridad personal
Conectar un dispositivo a un voltaje inadecuado puede generar riesgos de seguridad, como cortocircuitos, sobrecalentamiento o incluso incendios. Es crucial asegurarse de que los dispositivos se utilicen dentro de los parámetros de voltaje adecuados para evitar accidentes.
Disponibilidad de adaptadores y transformadores
Saber el voltaje del país de destino ayuda a los viajeros a prepararse mejor al comprar adaptadores de enchufe o transformadores de voltaje antes de partir. Esto garantiza que los dispositivos electrónicos se puedan utilizar de manera segura y efectiva durante el viaje.
Voltajes internacionales
Los voltajes, o la tensión eléctrica, varían según el país. En los Estados Unidos y Canadá, así como en partes de América del Sur y Asia, el voltaje estándar es de aproximadamente 110-120 voltios. Mientras tanto, en gran parte de Europa, África y Asia, el voltaje estándar es más alto, generalmente en el rango de 220-240 voltios.
¿Qué voltaje utiliza cada país del mundo?

Leer más