¿Llueve y no ves nada? Aquí te explicamos cómo cambiar los limpiaparabrisas

Cambiar los limpiaparabrisas es posiblemente una de las cosas más fáciles que existe en lo relativo a los cuidados de un carro, quizá sólo comparable a limpiar un cenicero.
A medida que el invierno lo va cubriendo todo, es posible que notes que cada vez es más y más difícil mantener una adecuada visibilidad del camino. Si los limpiaparabrisas no limpian-el-parabrisas, o si dejan unas rayas de mugre cuando pasan por el cristal, es que ha llegado la hora de poner allí un nuevo juego. Y te lo decimos ya: cambiar los limpiaparabrisas es un trabajo rápido, y que está al alcance de cualquiera. No importa si nunca antes has tenido que meter mano en tu automóvil, si no posees una sola herramienta, o si no te gusta jugar con  tu carro. No te cambies de ropa, y quédate tal cual, ya que es prácticamente imposible que te ensucies algo más que las manos.

Los básicos

Mira a tu alrededor y notarás que la gran mayoría de los automóviles usan dos limpiaparabrisas. Algunos, como los sedanes Mercedes-Benz más antiguos, sólo llevan uno, montado en el medio del parabrisas. Otros, como el Toyota FJ Cruiser, usan tres. Sugerimos cambiarlos todos al mismo tiempo, sin importar que sea sólo uno el que está dando problemas. Recuerda que también podrías tener un limpiaparabrisas trasero, especialmente si tu carro es un hatchback o un SUV.

Puedes comprar las plumas (o escobillas, o rasquetas) limpiaparabrisas en cualquier tienda, concesionario o supermercado que cuente con un pasillo dedicado a los autos. Incluso algunas gasolineras los venden.  Y si todo lo demás falla, siempre los puedes encontrar online. Puede optar por lo barato y comprarte un conjunto básico, pero desde aquí te recomendamos comprar un par de calidad y de un proveedor conocido, como Bosch. Son algo más caras que las unidades de nivel de entrada, pero también limpiarán tu parabrisas mejor, y durarán mucho más.

Ojo, que los limpiaparabrisas no son de una sola talla, aunque se parecen mucho a los neumáticos, en el sentido de que un tipo específico se adapta a varios modelos de autos. La lista de modelos compatibles se encuentra señalada convenientemente en la parte posterior del paquete. Nuestra “rata de laboratorio” para este artículo es un Mercedes w123 clásico de finales de los años setenta. Los limpiaparabrisas que compramos también calzan en el BMW Z3, ​​el Nissan Cube y el Jeep Grand Cherokee de primera generación, esto entre docenas de otros modelos. No dudes en pedir ayuda si no estás seguro de qué tipo comprar.

¡Manos a la obra!

No se requiere de herramientas para cambiar un conjunto de limpiaparabrisas. Cada goma está montada en un brazo o pieza de metal con un extremo curvo. Primero, levanta la escobilla del limpiaparabrisas hasta que quede casi perpendicular a tu parabrisas. La cuchilla o pieza de metal donde está la escobilla debe moverse libremente. Gírala 90 grados y empuja hacia abajo en su parte central, donde está unida al brazo. En la mayoría de los autos tendrás que apretar una pestaña de plástico mientras empujas. Se necesita una pequeña cantidad de fuerza para aflojar la cuchilla, pero tampoco tanto. Retira la pieza por completo.

En ese momento, puedes familiarizarte con el tipo de pinza o enganche que tiene el limpiaparabrisas y con la cual se une al brazo metálico. Generalmente, suele ser un tipo de enganche que sirve para casi todos los demás tipos. Tenlo presente al escoger los nuevos. Toma tu nuevo limpiaparabrisas, deslízalo en el brazo e inserta la parte plástica en el medio. Escucharás un sonido de clic distintivo cuando esté instalada correctamente.

Esto tampoco debería requerir de un gran esfuerzo físico. Regresa el brazo del limpiaparabrisas a su posición original… ¡y listo! Así de simple. Repite el proceso para instalar el segundo limpiaparabrisas, y activalos cuando hayas terminado, para asegurarte de que todo funciona correctamente.

Recomendaciones del editor