Skip to main content

Turistas juegan bádminton en la Estación Espacial Internacional

Los tripulantes de la Estación Espacial Internacional (EEI) y el par de turistas japoneses que llegaron el pasado 8 de diciembre en un cápsula Soyuz jugaron un partido de bádminton a 4,000 metros de altura sobre la Tierra. Los involucrados justificaron su juego con un mensaje en el que hablan sobre la importancia de llevar un estilo de vida saludable con ejercicio regular.

Y sí, decimos que lo justificaron porque, a decir verdad, si eres en turista que pagó varios miles de dólares por ser un tripulante más de la Estación Espacial Internacional, donde definitivamente se está todo menos cómodo, lo menos que puedes hacer es disfrutar de la falta de gravedad. Y qué mejor que hacerlo con un partido de bádminton.

Космонавты на МКС сыграли в бадминтон

Además de los tripulantes de la Estación Espacial Internacional, compuesta por especialistas de la NASA y Roscosmos (la agencia espacial rusa), los jugadores fueron los japoneses Yusaku Maezawa, un multimillonario dueño de una cadena de ropa en Japón, y su productor, Yozo Hirano, quien se encargó de grabar parte del simpático partido y también es el encargado de documentar el viaje.

El magnate japonés Yusaku Maezawa pagó un viaje a la Estación Espacial Internacional
El magnate japonés Yusaku Maezawa pagó miles de dólares por volar a la EEI. Foto: Getty Images

No trascendió cuánto pagó Maezawa por su viaje, pero viajes similares se han cotizado en $250,000 dólares.

Maezawa y Hirano llegaron a la Estación Espacial Internacional el pasado 8 de diciembre a bordo de una cápsula Soyuz y acompañados del cosmonáuta Alexander Misurkin. Los tres regresarán a la Tierra el próximo 20 de diciembre a bordo de la misma cápsula en la que arribaron a la EEI.

La dupla de turistas japoneses son los primeros que realizan un viaje «de placer» a la Estación Espacial Internacional desde 2009, cuando el fundador del Circo del Sol, Guy Laliberte, pagó un viaje al mismo «hotel espacial».

Recomendaciones del editor