Skip to main content

El James Webb y gran hallazgo: descubre vapor de agua en exoplaneta

Un importante descubrimiento realizó el telescopio espacial James Webb, ya que utilizando el Espectrógrafo de Infrarrojo Cercano de Webb (NIRSpec) encontraron indicios de vapor de agua en el exoplaneta GJ 486 b.

Todo con el objeto de responder una importante pregunta abierta en astronomía es si un planeta rocoso podría mantener o restablecer una atmósfera en un ambiente tan duro.

GJ 486 b está demasiado cerca de su estrella para estar dentro de la zona habitable, con una temperatura superficial de aproximadamente 800 grados Fahrenheit (430 grados Celsius). y si el vapor de agua está asociado con el planeta, eso indicaría que tiene una atmósfera a pesar de su temperatura abrasadora y su proximidad a su estrella. El vapor de agua se ha visto en exoplanetas gaseosos antes, pero hasta la fecha no se ha detectado definitivamente ninguna atmósfera alrededor de un exoplaneta rocoso. Sin embargo, el equipo advierte que el vapor de agua podría estar en la estrella misma, específicamente, en manchas estelares frías, y no del planeta en absoluto.

«Vemos una señal, y es casi seguro que se deba al agua. Pero aún no podemos decir si esa agua es parte de la atmósfera del planeta, lo que significa que el planeta tiene una atmósfera, o si solo estamos viendo una firma de agua proveniente de la estrella», dijo Sarah Moran de la Universidad de Arizona en Tucson, autora principal del estudio.

«El vapor de agua en una atmósfera en un planeta rocoso caliente representaría un gran avance para la ciencia de los exoplanetas. Pero debemos tener cuidado y asegurarnos de que la estrella no sea la culpable», agregó Kevin Stevenson, del Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins en Laurel, Maryland, investigador principal del programa.

GJ 486 b es aproximadamente un 30% más grande que la Tierra y tres veces más masiva, lo que significa que es un mundo rocoso con una gravedad más fuerte que la Tierra. Orbita una estrella enana roja en poco menos de 1,5 días terrestres. Se espera que esté bloqueado por marea, con un lado diurno permanente y un lado nocturno permanente.

Si bien el vapor de agua podría indicar potencialmente la presencia de una atmósfera en GJ 486 b, una explicación igualmente plausible es el vapor de agua de la estrella. Sorprendentemente, incluso en nuestro propio Sol, el vapor de agua a veces puede existir en las manchas solares porque estas manchas son muy frías en comparación con la superficie circundante de la estrella. La estrella anfitriona de GJ 486 b es mucho más fría que el Sol, por lo que aún más vapor de agua se concentraría dentro de sus manchas estelares. Como resultado, podría crear una señal que imita una atmósfera planetaria.

«No observamos evidencia de que el planeta cruzara ninguna mancha estelar durante los tránsitos. Pero eso no significa que no haya manchas en otras partes de la estrella. Y ese es exactamente el escenario físico que imprimiría esta señal de agua en los datos y podría terminar pareciéndose a una atmósfera planetaria», explicó Ryan MacDonald, de la Universidad de Michigan en Ann Arbor, uno de los coautores del estudio.

Diego Bastarrica
Diego Bastarrica es periodista y docente de la Universidad Diego Portales de Chile. Especialista en redes sociales…
Descubren una súper Tierra ubicada a 137 años luz de nosotros
Una ilustración de cómo luciría el TOI-715.

Un equipo de astrónomos encabezados por Georgina Dransfield, de la Universidad de Birmingham en Reino Unido, descubrió un exoplaneta rocoso similar a la Tierra y que se ubica a unos 137 años luz de nosotros.

El planeta, llamado TOI-715, fue ubicado por la sonda TESS de la NASA, cuyas siglas significan Transiting Exoplanet Survey Satellite, en español Satélite de Vigilancia de Exoplanetas en Tránsito.

Leer más
Vea 19 magníficas galaxias espirales sacadas por el James Webb
Galaxia espiral NGC 105 capturada por el telescopio Hubble

Un nuevo e impresionante conjunto de imágenes del telescopio espacial James Webb ilustra la variedad de formas que existen dentro de las galaxias espirales como nuestra Vía Láctea. La colección de 19 imágenes muestra una selección de galaxias espirales vistas de frente en las longitudes de onda del infrarrojo cercano y el infrarrojo medio, destacando las similitudes y diferencias que existen entre estos majestuosos objetos celestes.

"Las nuevas imágenes de Webb son extraordinarias", dijo Janice Lee, del Instituto de Ciencias del Telescopio Espacial, en un comunicado. "Son alucinantes incluso para los investigadores que han estudiado estas mismas galaxias durante décadas. Las burbujas y los filamentos se resuelven hasta las escalas más pequeñas jamás observadas, y cuentan una historia sobre el ciclo de formación estelar".
Esta colección de 19 galaxias espirales enfrentadas en luz infrarroja cercana y media es a la vez abrumadora e impresionante. La NIRCam (Cámara de Infrarrojo Cercano) del Telescopio Espacial James Webb capturó millones de estrellas en estas imágenes. Las estrellas más viejas aparecen azules aquí, y están agrupadas en los núcleos de las galaxias. Las observaciones MIRI (Mid-Infrared Instrument) del telescopio resaltan el polvo brillante, mostrando dónde existe alrededor y entre las estrellas, y apareciendo en tonos rojos y naranjas. Las estrellas que aún no se han formado por completo y están encerradas en gas y polvo aparecen de color rojo brillante. NASA, ESA, CSA, STScI, J. Lee (STScI), T. Williams (Oxford), PHANGS Team, E. Wheatley (STScI)
Estas imágenes fueron recopiladas como parte del programa Physics at High Angular resolution in Nearby GalaxieS (PHANGS), que incluye datos no solo de Webb, sino también de otros telescopios como el Telescopio Espacial Hubble, el Atacama Large Millimeter/submillimeter Array y otros. El objetivo del proyecto es estudiar las galaxias cercanas para comprender cómo se forman las estrellas, y los datos de Webb añaden información en la longitud de onda infrarroja a los datos existentes en las longitudes de onda ultravioleta, luz visible y radio.

Leer más
James Webb capta una impresionante guardería estelar
james webb capta impresionante guarderia estelar

Una nueva e impresionante imagen del telescopio espacial James Webb muestra una región de formación estelar en la galaxia cercana de la Gran Nube de Magallanes. Nuestra galaxia, la Vía Láctea, tiene una serie de galaxias satélite, que son galaxias más pequeñas unidas gravitacionalmente a la nuestra, la mayor de las cuales es la Gran Nube de Magallanes o LMC.

La imagen fue tomada utilizando el Instrumento de Infrarrojo Medio (MIRI, por sus siglas en inglés) de Webb, que observa longitudes de onda ligeramente más largas que sus otros tres instrumentos que operan en el infrarrojo cercano. Eso significa que MIRI es muy adecuado para estudiar cosas como el polvo y el gas cálidos que se encuentran en esta región en una nebulosa llamada N79.
Esta imagen del telescopio espacial James Webb de la NASA/ESA/CSA muestra una región H II en la Gran Nube de Magallanes (LMC), una galaxia satélite de nuestra Vía Láctea. Esta nebulosa, conocida como N79, es una región de hidrógeno atómico interestelar ionizada, captada aquí por el Instrumento de Infrarrojo Medio (MIRI) de Webb. ESA/Webb, NASA Y CSA, O. Nayak, M. Meixner
Dentro de esta nebulosa hay tres nubes moleculares gigantes llenas de hidrógeno ionizado. Esta imagen se enfoca en una de estas áreas, llamada N79 Sur. Regiones como esta están llenas de formación estelar, y con su rico entorno de polvo y gas, la LMC alberga varias de estas áreas. Una de las más famosas es la Nebulosa de la Tarántula, que, al igual que N79, también es una zona llena de hidrógeno ionizado donde se están formando nuevas estrellas.

Leer más