Skip to main content

El Hubble encuentra un misterioso y escurridizo agujero negro

Un equipo internacional de astrónomos ha utilizado más de 500 imágenes del Telescopio Espacial Hubble de la NASA/ESA que abarcan dos décadas para detectar siete estrellas de rápido movimiento en la región más interna de Omega Centauri, el cúmulo globular más grande y brillante del cielo. Estas estrellas proporcionan nuevas pruebas convincentes de la presencia de un agujero negro de masa intermedia.
Un equipo internacional de astrónomos ha utilizado más de 500 imágenes del Telescopio Espacial Hubble de la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA) durante dos décadas para detectar siete estrellas que se mueven rápidamente en la región más interna de Omega Centauri, el cúmulo globular más grande y brillante del cielo. Estas estrellas proporcionan nuevas pruebas convincentes de la presencia de un agujero negro de masa intermedia. ESA/Hubble y NASA, M. Häberle (MPIA)

Hay algo extraño en los agujeros negros. Los astrónomos a menudo encuentran pequeños agujeros negros, que tienen entre cinco y 100 veces la masa del Sol. Y a menudo encuentran enormes agujeros negros supermasivos, que tienen cientos de miles de veces la masa del Sol o incluso más. Pero casi nunca encuentran agujeros negros entre esos dos tamaños.

Eso es extraño por varias razones, pero una pregunta particular que plantea es cómo se desarrollan los agujeros negros. Si comienzan siendo pequeños y luego se hacen gradualmente más grandes con el tiempo, ¿dónde están todos los agujeros negros de tamaño mediano? Y si solo vienen en tamaños pequeños o enormes, ¿por qué debería ser así? No hay nada que sepamos actualmente sobre la física de los agujeros negros que impida que existan agujeros negros de tamaño medio.

Por lo tanto, durante años, los astrónomos han estado buscando estos esquivos agujeros negros de masa intermedia (IMBH, por sus siglas en inglés). Ahora, el Telescopio Espacial Hubble ha descubierto algunas de las pruebas más convincentes hasta la fecha de un IMBH dentro de la Vía Láctea en el cúmulo de Omega Centauri.

Este cúmulo está formado por alrededor de 10 millones de estrellas, y los astrónomos han estado trabajando en la catalogación de estas estrellas utilizando imágenes del Hubble. Y mientras catalogaban, notaron algo extraño. «Descubrimos siete estrellas que no deberían estar allí», dijo el investigador principal, Maximilian Häberle, del Instituto Max Planck de Astronomía en Alemania, en un comunicado. «Se están moviendo tan rápido que deberían escapar del cúmulo y nunca volver. La explicación más probable es que un objeto muy masivo está tirando gravitacionalmente de estas estrellas y manteniéndolas cerca del centro.

«El único objeto que puede ser tan masivo es un agujero negro, con una masa de al menos 8.200 veces la de nuestro Sol».

Esa cifra de 8.200 es importante porque coloca al objeto firmemente en el rango de tamaño de IMBH. Estudios anteriores han insinuado que podría haber un IMBH en esta región antes, pero esta es la mejor evidencia hasta ahora, y apunta a un IMBH relativamente cercano que podría estudiarse más a fondo para aprender más sobre la evolución de los agujeros negros.

Ahora, los investigadores quieren estudiar este agujero negro con más detalle utilizando el telescopio espacial James Webb para conocer su masa y posición exactas.

La investigación se publica en la revista Nature.

Diego Bastarrica
Diego Bastarrica es periodista y docente de la Universidad Diego Portales de Chile. Especialista en redes sociales…
Este es el agujero negro estelar más grande descubierto
descubren agujero negro estelar mas grande

Los agujeros negros generalmente vienen en dos tamaños: grandes y realmente grandes. Como son tan densos, se miden en términos de masa en lugar de tamaño, y los astrónomos llaman a estos dos grupos de agujeros negros de masa estelar (equivalentes a la masa del Sol) y agujeros negros supermasivos. Por qué apenas hay agujeros negros de masa intermedia es una pregunta en curso en la investigación astronómica, y los agujeros negros de masa estelar más masivos conocidos en nuestra galaxia tienden a tener hasta 20 veces la masa del Sol. Recientemente, sin embargo, los astrónomos han descubierto un agujero negro de masa estelar mucho más grande que pesa 33 veces la masa del Sol.

Este nuevo descubrimiento no solo es el agujero negro estelar más masivo descubierto en nuestra galaxia hasta la fecha, sino que también está sorprendentemente cerca de nosotros. Situado a solo 2.000 años luz de distancia, es uno de los agujeros negros conocidos más cercanos a la Tierra.

Leer más
Una impresionante imagen muestra los campos magnéticos del agujero negro supermasivo
impresionante imagen campos magneticos agujero negro supermasivo campo magn  tico

La colaboración del Telescopio Event Horizon, el grupo que tomó la primera imagen histórica de un agujero negro, está de vuelta con una nueva e impresionante imagen. Este muestra los campos magnéticos girando alrededor del agujero negro supermasivo en el corazón de nuestra galaxia, Sagitario A*.

Los agujeros negros son difíciles de fotografiar porque se tragan todo lo que se acerca a ellos, incluso la luz, debido a su gravedad inmensamente poderosa. Sin embargo, eso no significa que sean invisibles. El agujero negro en sí no se puede ver, pero la materia arremolinada es lo suficientemente brillante como para ser fotografiada. Esta nueva imagen aprovecha una característica de la luz llamada polarización, revelando los poderosos campos magnéticos que giran alrededor del enorme agujero negro.
La colaboración del Telescopio Event Horizon (EHT, por sus siglas en inglés), que produjo la primera imagen de nuestro agujero negro de la Vía Láctea publicada en 2022, ha capturado una nueva vista del objeto masivo en el centro de nuestra galaxia: cómo se ve en luz polarizada. Esta es la primera vez que los astrónomos han podido medir la polarización, una firma de los campos magnéticos, tan cerca del borde de Sagitario A*. Colaboración EHT
"Lo que estamos viendo ahora es que hay campos magnéticos fuertes, retorcidos y organizados cerca del agujero negro en el centro de la galaxia de la Vía Láctea", dijo Sara Issaoun, codirectora del proyecto en el Centro de Astrofísica | Harvard y Smithsonian, en un comunicado. La imagen permitió a los investigadores comparar este agujero negro, también conocido como Sgr A*, con el famoso primer agujero negro fotografiado, M87*.

Leer más
El Hubble capta los dramáticos chorros de una estrella bebé
telescopio espacial hubble chorro estrella bebe beb

Una nueva imagen del Telescopio Espacial Hubble muestra el drama que se desarrolla cuando nace una nueva estrella. Dentro de una nube arremolinada de polvo y gas, una estrella recién formada emite poderosos chorros que expulsan material y cortan el polvo cercano de la nebulosa circundante para crear esta impresionante vista.

La imagen muestra un sistema llamado FS Tau, ubicado a 450 años luz de distancia en una región llamada Taurus-Auriga. Dentro de esta región hay muchos viveros estelares con nuevas estrellas en formación, lo que lo convierte en un objetivo favorito para los astrónomos que estudian la formación estelar. Pero este sistema en particular destaca por la naturaleza dramática de su estrella recién nacida, que ha formado una estructura épica llamada objeto Herbig-Haro.
FS Tau es un sistema multiestelar formado por FS Tau A, el objeto brillante parecido a una estrella cerca del centro de la imagen, y FS Tau B (Haro 6-5B), el objeto brillante en el extremo derecho que está parcialmente oscurecido por una línea vertical oscura de polvo. Los objetos jóvenes están rodeados por el gas y el polvo suavemente iluminados de esta guardería estelar. El sistema tiene solo unos 2,8 millones de años, muy joven para un sistema estelar. Nuestro Sol, por el contrario, tiene unos 4.600 millones de años. NASA, ESA, K. Stapelfeldt (NASA JPL), G. Kober (NASA/Universidad Católica de América)
Un objeto Herbig-Haro es la estructura creada por chorros de material procedentes de una estrella joven. Una estrella se forma a partir de nubes de polvo y gas cuando este material se agrupa para formar un pequeño nudo. Con el tiempo, este nudo atrae más y más material debido a la gravedad, hasta que finalmente colapsa para formar un núcleo y se convierte en una protoestrella. Como la protoestrella es densa, atrae aún más material debido a la gravedad, creciendo con el tiempo y calentándose a medida que el material se frota, creando fricción. Sin embargo, la estrella aún no está creando su propio calor a través de la fusión, por lo que aún no es una estrella de la secuencia principal como nuestro sol.

Leer más