Rusia declara la guerra al internet satelital de Elon Musk

La geopolítica del siglo XXI toca al internet, y muestra de ello es la iniciativa que se discute en la Cámara Baja del Congreso de Rusia, un brazo del oficialismo del presidente Vladimir Putin que pretende sancionar con multas de hasta $13,500 dólares a las empresas que utilicen internet satelital de firmas como OneWeb y Starlink, de Elon Musk.

Simulación de un satélite SpaceX Starlink con sus paneles solares desplegados mientras está en órbita. ErcXspace/Twitter

De acuerdo con un informe publicado en Popular Mechanics, la Duma Estatal de Rusia (el equivalente a la Cámara de Representantes de Estados Unidos) presentó una propuesta de ley para sancionar con multas de entre 10,000 y 30,000 rublos (de $135 a $405 dólares) a ciudadanos que recurran a empresas estadounidenses de internet satelital, y de 500 mil a 1 millón de rublos (de $6,750 a $13,500 dólares) a empresas que incurran en la misma falta administrativa.

Pero, ¿por qué la sanción? Geopolítica pura y dura. Según consigna el portal Ars Technica, figuras del régimen de Putin del nivel del director de la agencia espacial rusa Roscosmos Dmitry Rogozin, consideran que empresas como OneWeb y Starlink responden a fines militares de Estados Unidos. Incluso calificó a la empresa de Elon Musk como “depredadora, inteligente, poderosa y de alta tecnología”.

En este sentido, hace años que los congresistas rusos buscan controlar el flujo de internet con una red nacional. Los defensores dicen que así se protegería a Rusia de ciberataques extranjeros, mientras que los críticos dicen que la iniciativa busca simplemente restringir el flujo de información.

Paradójicamente, la geopolítica rusa choca cuando se trata de obtener un beneficio económico. OneWeb, parte del conglomerado de empresas del Grupo Airbus, lanzan satélites que usan la infraestructura de Roscosmos, y actualmente tiene envíos programados desde Baikonur, en Kazajistán, y Vostochny, en Rusia.

En tanto, Rusia trabaja en su propia red de internet satelital. Su nombre es Esfera y se estima que contará con un presupuesto equivalente a $20,000 millones de dólares, muy por encima del presupuesto de la agencia espacial rusa, de unos $2,400 millones de dólares al año.

Recomendaciones del editor