¿Puede ser esta la mejor broma hecha en el espacio?

Imagina estar flotando lejos de casa, a cientos de kilómetros de la Tierra. Piensa en lo vulnerable que uno se podría sentir encerrado en una nave como la Estación Espacial Internacional (EEI).

Ahora imagina que, en esa misma estación, te topas con un gorila de manera inesperada. Parece increíble, pero realmente ocurrió hace un par de años y en pleno viaje de la EEI.

De alguna forma, en febrero de 2016 el exastronauta Mark Kelly, hoy convertido en senador de Arizona, logró introducir a la estación espacial un disfraz de gorila.

Desconocemos cuáles fueron sus intenciones realmente. Lo cierto es que hace poco se publicó un video donde Kelly aparece recorriendo los estrechos espacios de la EEI persiguiendo y asustando a algunos de sus compañeros.

Astronaut Mark Kelly once smuggled a full gorilla suit on board the International Space Station.

He didn't tell anyone about it.

One day — without anyone knowing — he put it on…pic.twitter.com/NdnncK0I4U

— Rex Chapman???????? (@RexChapman) December 30, 2020

El hecho de que sus colegas intentan huir flotando en cámara lenta hace que el registro sea aun más simpático. También nos motiva a preguntarnos: ¿hacia dónde intentaban escapar?

Cabe recordar que Mark Kelly alcanzó a pasar 340 días a bordo de la Estación Espacial Internacional, prácticamente vivió un año en el espacio. En una entrevista reciente, el exastronauta reveló sus deseos de volver a la EEI.

El video publicado sirve para que nos hagamos una idea de la buena camaradería que existe entre los astronautas, en especial cuando se está viviendo y trabajando tan lejos de la Tierra.

Esto marca una diferencia con la idea tradicional que se tiene sobre el trabajar en el espacio, donde la seriedad y la responsabilidad parecen ser la tónica.

Recomendaciones del editor