Skip to main content

Así era el discurso de Nixon por si fracasaba el Apolo 11

El museo Richard Nixon, ubicado en Yorba Linda, California, exhibe un documento que se habría usado si en vez de haberse registrado una histórica proeza para la humanidad, la de la llegada de los primeros humanos a la Luna el 20 de julio de 1969, se hubiera consumado una de las mayores tragedias en la historia de Estados Unidos.

“En caso de desastre lunar”, se titula el discurso que habría leído el expresidente Richard Nixon en televisión nacional si Neil Armstrong y Edwin “Buzz” Aldrin no hubieran superado aquellos 13 minutos de terror que ocurrieron mientras ambos astronautas recorrieron a bordo del módulo Águila los 15 kilómetros que los separaban de la nave Columbia y la ansiada superficie lunar.

El discurso "En caso de desastre lunar" de la misión Apolo 11

El documento, que Nixon nunca utilizó, se lo escribió William Safire, autor de la mayoría de sus discursos. Adornaba una tragedia. “El destino ordenó que los hombres que fueron a explorar la Luna en paz, descansarán en paz en la Luna”. También incluía líneas sobre la resignación de no recuperar los cuerpos de quienes terminaron convertidos en héroes. “Estos valientes hombres, Neil Armstrong y Edwin Aldrin, saben que no hay esperanza para su recuperación, pero también saben que hay esperanza para la humanidad en su sacrificio”.

El discurso, escrito el 18 de julio de 1969, dos días después de que Armstrong, Aldrin y Michael Collins emprendieron su viaje a la Luna, se redactó por protocolo. La Casa Blanca no iba a dejar que el presidente improvisara en caso de una tragedia, así que, por si acaso, Safire le preparó el discurso que recibió H. R. Haldeman, jefe del gabinete presidencial.

Pero quizá minutos antes del histórico alunizaje a las 3:17 p.m. del 20 de julio, el discurso comenzó a adquirir una fatídica relevancia. Según las crónicas del alunizaje, todo iba según lo previsto hasta que Aldrin dio la orden de encender los motores del módulo Águila. La comunicación entre los astronautas y el centro de control comenzó a fallar debido a un problema de orientación de la cápsula Columbia. El remedio fue transmitir la información a Collins (quien permaneció en la Columbia orbitando la Luna) para que él hiciera lo propio con Armstrong y Aldrin.

Para cuando se resolvió el problema de comunicación, resultó que el módulo iba más rápido de lo esperado (a unos 6 metros por segundo). Armstrong, en una maniobra que lo hizo pasar a la historia como un héroe, se hizo del control del módulo hasta que, después de varios minutos de tensión total, logró la proeza.

Una imagen del módulo lunar "Águila" del Apolo 11

Entonces se comunicó a la base y dijo: “Houston, aquí base Tranquilidad: el Águila aterrizó”.

El resto es historia. Y el discurso “En caso de desastre lunar” quedó como anécdota de la desgracia que no fue.

“En caso de desastre lunar” (texto completo en español)

El destino ordenó que los hombres que fueron a explorar la Luna en paz, descansarán en paz en la Luna.

Estos valientes hombres, Neil Armstrong y Edwin Aldrin, saben que no hay esperanza para su recuperación. Pero también saben que hay esperanza para la humanidad en su sacrificio. Estos dos hombres están tumbados en el más noble objetivo de la humanidad: la búsqueda de la verdad y la comprensión.

Serán llorados por sus familias y amigos; serán llorados por la gente del mundo; serán llorados por una Madre Tierra que se atrevió a enviar a dos de sus hijos a lo desconocido.

En su exploración, incitaron a la gente del mundo a sentirse como uno; en su sacrificio, atan más fuertemente a la hermandad de los hombres. En la antigüedad, los hombres miraban las estrellas y veían a sus héroes en las constelaciones. En los tiempos modernos, hacemos lo mismo, pero nuestros héroes son hombres épicos de carne y hueso.

Otros seguirán y seguramente encontrarán su camino a casa. La búsqueda de un hombre no será negada. Pero estos hombres fueron los primeros, y seguirán siendo los primeros en nuestros corazones.

Porque todo ser humano que mire a la luna en las noches venideras sabrá que hay algún rincón de otro mundo que es para siempre la humanidad.

Recomendaciones del editor

Allan Vélez
Ex escritor de Digital Trends en Español
Allan Vélez es un periodista mexicano especializado en tecnología. Inició su carrera en 2013 en La Revista Oficial de…
SETI simula una señal extraterrestre que llega desde Marte
seti simula senal extraterrestre marte encuentros cercanos del tercer tipo

SETI es el acrónimo de Search for Extra Terrestrial Intelligence (Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre). Es un proyecto que tiene como objetivo detectar vida inteligente extraterrestre, utilizando principalmente radiotelescopios para buscar señales electromagnéticas que puedan indicar la presencia de civilizaciones avanzadas en el espacio. También se han propuesto otros métodos, como telescopios ópticos, láseres o sondas espaciales.

El Instituto SETI es una organización sin fines de lucro que lidera varios proyectos de investigación relacionados con el origen y la naturaleza de la vida en el universo. Hasta la fecha, no se ha encontrado ninguna evidencia concluyente de inteligencia extraterrestre, aunque se han registrado algunas señales misteriosas, como la famosa Señal Wow! en 1977.

Leer más
El Hubble va a la caza de esquivos agujeros negros medianos
hubble caza agujeros negros medianos

Hay algo extraño en los agujeros negros descubiertos hasta la fecha. Hemos encontrado muchos agujeros negros más pequeños, con masas inferiores a 100 veces la del sol, y muchos agujeros negros enormes, con masas millones o incluso miles de millones de veces la del sol. Pero apenas hemos encontrado agujeros negros en el rango de masa intermedio, posiblemente no lo suficiente como para confirmar que existen, y no está realmente claro por qué.

Ahora, los astrónomos están utilizando el Telescopio Espacial Hubble para buscar estos agujeros negros perdidos. Hubble ha encontrado previamente alguna evidencia de agujeros negros en este rango intermedio, y ahora se está utilizando para buscar ejemplos dentro de unos pocos miles de años luz de la Tierra.
Una imagen del Telescopio Espacial Hubble del cúmulo globular Messier 4. El cúmulo es una densa colección de varios cientos de miles de estrellas. Los astrónomos sospechan que un agujero negro de masa intermedia, con hasta 800 veces la masa de nuestro sol, está al acecho, invisible, en su núcleo. ESA/Hubble y NASA
Es difícil detectar estos agujeros negros intermedios porque el efecto que tienen en las estrellas que los rodean es más modesto que el de los enormes agujeros negros supermasivos que los astrónomos suelen observar. Hubble ha estado observando objetivos como Messier 4, un cúmulo globular que se cree que contiene un agujero negro con una masa de alrededor de 800 veces la del sol. El agujero negro no se puede observar directamente, pero su presencia se puede inferir observando sus efectos sutiles en las estrellas cercanas.

Leer más
Vea imágenes impresionantes que combinan datos de rayos X de James Webb y Chandra
nasa imagenes rayos x james webb chandra

Desde que comenzó las operaciones científicas el verano pasado, el Telescopio Espacial James Webb ha estado proporcionando una gran cantidad de hermosas imágenes del espacio. Ahora, la NASA ha compartido una nueva vista de algunas de esas imágenes, combinando datos infrarrojos de Webb con datos de rayos X del Observatorio de rayos X Chandra.

Las cuatro nuevas imágenes muestran una variedad de objetos cósmicos como galaxias y nebulosas, reuniendo observaciones de diferentes longitudes de onda para mostrar características que no serían visibles en una sola longitud de onda. Además de Webb y Chandra, las imágenes también incorporan datos del Telescopio Espacial Hubble, que opera en la longitud de onda de la luz visible, el retirado Telescopio Espacial Spitzer que miró en el infrarrojo, y el instrumento de rayos X XMM-Newton de la Agencia Espacial Europea y el Telescopio de Nueva Tecnología del Observatorio Europeo Austral, que también opera en la longitud de onda visible.
En el sentido de las agujas del reloj desde arriba a la izquierda: NGC 346, NGC 1672, M16 (Nebulosa del Águila), M74. Crédito: Rayos X: Chandra: NASA/CXC/SAO, XMM: ESA/XMM-Newton; IR: JWST: NASA/ESA/CSA/STScI, Spitzer: NASA/JPL/CalTech; Óptica: Hubble: NASA/ESA/STScI, ESO; Procesamiento de imágenes: L. Frattare, J. Major, N. Wolk y K. Arcand
Las cuatro imágenes que se muestran arriba están disponibles en mayor resolución en el sitio web del Observatorio de rayos X Chandra. La imagen superior izquierda es un cúmulo estelar llamado NGC 346, ubicado en una galaxia satélite de la Vía Láctea llamada la Pequeña Nube de Magallanes. Los datos infrarrojos de Webb muestran las nubes de polvo y gas que se utilizan en la formación de estrellas y planetas. La neblina púrpura proviene de los datos de Chandra, que muestran las secuelas de una supernova cuando una estrella masiva llegó al final de su vida y explotó, enviando energía y luz. Algunas de las estrellas más jóvenes y brillantes también emiten rayos X, haciéndolas brillar en la vista de Chandra.

Leer más