Motivos por los que tu aire acondicionado no funciona correctamente

Los sistemas de aire acondicionado y refrigeración de hoy en día son más inteligentes y eficientes que nunca, pero no siempre responden como esperas, especialmente si tienes un aparato más antiguo. Si tu aire acondicionado no funciona y tu casa parece un horno, tal vez se deba a algunos de los motivos que te contamos a continuación.

Filtros obstruidos

si tu aire acondicionado no funciona, revisa los filtros. En la imagen, dos de color blanco. cionado de color blanco

Las unidades de aire acondicionado de casa suelen tener un filtro que se encuentra cerca del ventilador en el sistema de conductos. Estos filtros son, en la mayoría de los casos, desechables y necesitan ser reemplazados de vez en cuando.

Cuando los filtros se olvidan y se dejan demasiado tiempo, comienzan a obstruirse con polvo. Esto reduce la velocidad del flujo de aire, lo que significa que el aire refrigerado no puede propagarse por toda la casa como se supone que debe hacerlo, incluso con la unidad de aire acondicionado en funcionamiento. No recibes aire frío y tu sistema tiene que trabajar mucho más de lo que debería. Afortunadamente, es fácil revisar el filtro y reemplazarlo si es necesario.

Cuando compres nuevos filtros, asegúrate de obtener el tamaño adecuado, que está marcado en el filtro individual. Puedes encontrar paquetes de filtros en cualquier departamento o tienda de artículos para el hogar. Los filtros también tendrán flechas en ellos, diseñadas para orientarlos de la misma manera que el aire fluye en los conductos cuando los colocas. Un poco de práctica y este simple paso se hace sin esfuerzo.

Las unidades exteriores sucias y tapadas

unidad condensadora con forma cuadrada y gris ubicada en el exterior
via: Wikimedia

Los sistemas de refrigeración más grandes tienen una unidad exterior que alberga el condensador y el compresor donde el gas refrigerante pasa a gas líquido. Esta unidad expulsa el aire caliente (tomado del interior) al exterior. Los condensadores son duraderos, pero estar al aire libre de una temporada a otra pueden sufrir. Si tu aire acondicionado no está enfriando bien, es una buena idea salir y revisar tu condensador.

En primer lugar, asegúrate de que no haya ningún residuo en la unidad. Si han crecido arbustos o ramas de árboles cerca del condensador, límpialos. La unidad necesita estar despejada para funcionar de manera eficiente.

En segundo lugar, mira de cerca las aletas del condensador, o la sección en forma de rejilla que está diseñada para ayudar a que el calor se disipe en el aire. Si estas aletas tienen una capa de suciedad, ya no pueden funcionar eficazmente. Un paño, un poco de agua caliente y un limpiador ligero pueden volver a funcionar en poco tiempo.

Ten en cuenta que esto también se aplica si tiene una bomba de calor: la gran diferencia es que una bomba de calor puede revertir el proceso para llevar el calor dentro de la casa, así como enfriarlo.

Problemas de conductos

imagen que muestra una casa en obras con los conductos de aire al descubierto

Los conductos pueden ser muy diferentes, pero todos funcionan para canalizar el aire enfriado (o calentado) a las habitaciones de toda la casa y permiten que el aire vuelva a fluir a través de las rejillas de ventilación para que el aire acondicionado enfríe (o caliente). Si alguna vez has escuchado el término “equilibrio del aire”, generalmente se refiere a cómo los conductos y las rejillas de ventilación mueven el aire por toda la casa.

A menos que tengas una unidad de aire acondicionado para una sola habitación, los conductos son una parte clave del sistema y los problemas pueden impedir que tu casa se enfríe adecuadamente. Las grietas, los espacios o las secciones que falten de los conductos provocan que el aire frío no llegue a las habitaciones correctamente, y tu aire acondicionado probablemente no sea muy eficaz.

El desafío es que los conductos no estén visibles. Puedes comprobar si los conductos están desbloqueados, ¿pero qué pasa si hay uno más oculto, algo muy probable? Una de las formas más efectivas de comprobarlo es con un equipo de dos personas. Uno va al sótano, ático o espacio bajo techo para ver los conductos mientras el otro lleva una linterna a las rejillas de ventilación. Ver las grietas de la luz es una buena señal de que los conductos se están agrietando y necesitan ser reparados o reemplazados.

Problemas con el refrigerante

aparato refrigerante conectado a un ventilador

El refrigerante en una unidad de aire acondicionado es un sistema cerrado. Sin embargo, con el tiempo, pequeñas cantidades de refrigerante pueden filtrarse. Un aire acondicionado con poco refrigerante comenzará a funcionar durante períodos de tiempo más largos sin poder enfriar una casa de manera eficaz.

La mejor manera de ver si esto es un problema es organizar una visita de mantenimiento de un técnico que pueda medir los niveles actuales de refrigerante y agregar más del tipo correcto de refrigerante si es necesario. Esta es una situación en la que no se puede determinar el origen del problema con sólo mirar el aire acondicionado, y la prueba del refrigerante es mejor dejarla en manos de un profesional.

Termostatos problemáticos

una pareja en una cocina moderna de estilo industrial y en primer plano un termostato nest colgado en la pared

Esto sucede mucho con las casas antiguas y los viejos termostatos que dejan de funcionar lentamente con el tiempo. Los termostatos mecánicos, en particular, pueden encontrar problemas en los sensores que dificultan que detecten la temperatura con precisión, lo que a su vez conduce a resultados impredecibles del aire acondicionado.

Por eso recomendamos encarecidamente cambiar a uno de los grandes termostatos inteligentes de hoy en día si es posible. Los termostatos de marcas como Nest y Ecobee son precisos, duraderos y pueden ayudarte a ahorrar dinero en la factura de energía sin demasiado trabajo extra.

Una unidad de aire acondicionado de un tamaño inapropiado

cocina con techo de madera

Esto no es un problema tan común, pero vale la pena comentarlo si recientemente terminaste un proyecto de remodelación o compraste una casa nueva. Esto puede ser particularmente problemático si recientemente convertiste un espacio sin aire acondicionado, como un porche o un garaje, en un espacio vital con aire acondicionado. Las unidades de HVAC tienen el tamaño y el diseño necesarios para administrar una cantidad específica de aire para un área de cierto tamaño. Si pones un aire acondicionado que es demasiado grande y potente para tu casa, se apagará con frecuencia y tendrá dificultades para mantener las estancias frescas de manera fiable. Si tu aire acondicionado es demasiado pequeño para tu casa o se ha vuelto demasiado pequeño debido a una renovación reciente, trabajará demasiado duro sin poder enfriar las habitaciones.

Algunas unidades de aire acondicionado proporcionan información sobre el tamaño en una placa junto con los datos de los niveles de eficiencia. Si no es así, al menos tendrán un número de serie que puedes consultar en línea para obtener más información. Compara con los metros cuadrados de tu casa para comprobar si es el aparato adecuado.

Problemas con la calefacción de la casa

A veces, el aire acondicionado funciona bien, pero los errores en el manejo de las fuentes de calor de la casa pueden contrarrestar el enfriamiento, dejándote con resultados menos que impresionantes. Intenta convertir las buenas prácticas en hábitos, como:

  • Abre las ventanas por la noche para refrescarse, pero asegúrese de que las ventanas estén cerradas por la mañana para que el aire caliente no pueda entrar. Usa cortinas o persianas para evitar que la luz solar agregue un calor innecesario a tu hogar durante el día.
  • Si el burlete de tus puertas y ventanas (ese fieltro en los bordes que ayudan a sellar) está desgastado, puede entrar aire caliente. Reemplaza cualquier burlete desgastado o faltante.
  • Mantén los extractores en la cocina y el baño funcionando unos minutos después de que hayas terminado de extraer el exceso de calor junto con el vapor.

Recuerda: algunos de estos problemas pueden ser difíciles de diagnosticar, y otros no se podrán solucionar sin ayuda profesional. Si ves un problema, es una buena idea comenzar a buscar un servicio de climatización local bien calificado y ponerse en contacto con un técnico. Los meses de verano pueden ser momentos ocupados para los expertos en aire acondicionado, por lo que es posible que desees programar una inspección con anticipación. Una inspección de mantenimiento cada dos años también puede ayudarte a prevenir problemas.

Recomendaciones del editor