Mira cómo un dron pierde el control y cae sobre el techo solar de Apple Park


No solo son los empleados de Apple Park quienes se están chocando contra los paneles de vidrio del flamante campus de Apple. Parece que chocarse contra este edificio también es un problema con el que se enfrentan los drones.

Desde el inicio de su construcción, los sobrevuelos de aviones no tripulados nos han ofrecido una mirada al desarrollo constante de Apple Park. Las actualizaciones mensuales de la nueva sede central de Apple vinieron por parte de varios pilotos de drones, entre ellos Matthew Roberts, cuyo video más reciente reveló que Apple ha casi completado el trabajo en su campus llamado “nave espacial”.

Esta semana, Roberts publicó un nuevo video aéreo que es un poco diferente de su trabajo habitual, ya que cuenta la historia de otro piloto que perdió recientemente su quadrocóptero al intentar capturar imágenes de Apple Park. El operador, que prefiere permanecer anónimo, le dijo a Roberts que su máquina cayó repentinamente del cielo durante un vuelo y le preguntó si podía ayudarlo a localizarla.

Roberts usó su propio dron para volar sobre el campus, esta vez no para lograr imágenes del edificio,  sino en la búsqueda de la máquina voladora de su colega. El resultado fue un video en el que Roberts incluye la filmación del choque real, que fue extraída del dispositivo móvil del otro piloto.

El video, que te incluimos al inicio de este artículo, muestra imágenes desde el punto de vista del dron, volando sobre el campus antes de caer repentina e inexplicablemente del cielo y aterrizar en el techo solar de Apple. A continuación, se pueden ver imágenes del dron de Roberts mientras busca la ubicación precisa de la máquina accidentada. Lo descubrieron, aparentemente intacto, alojado entre algunos de los paneles. Hasta el momento, no se hizo ningún intento para recuperar el dron dañado.

Durante la fase de construcción de Apple Park, obviamente había mucha menos gente en el lugar y muchos de los sobrevuelos se realizaron durante los momentos de la semana en los que el área estaba deshabitada. Ahora, con miles de empleados de Apple deambulando por el campus, probablemente la compañía no está muy contenta de tener drones volando sobre sus cabezas, y este último episodio destaca cómo esto podría convertirse en un problema.

Solo esperemos no escuchar más informes de empleados de Apple que se chocan caminando con las paredes de vidrio, mientras miran hacia el cielo en busca de drones.

Recomendaciones del editor