Monitores HDR: ¿cuál tecnología es la adecuada para ti?

Al hablar de la tecnología de televisores y monitores, uno de los avances más importantes en años recientes puede resumirse en tres simples letras: HDR. Estas son las siglas de High Dynamic Range, una tecnología que ofrece un mayor grado de control de luminosidad sobre las imágenes SDR, o Standard Dynamic Range. Pero ¿qué otras ventaja ofrecen y cómo funcionan los monitores HDR?

Te va a interesar:

La diferencia básica entre estas dos técnicas es que SDR asigna a cada píxel un valor de color, HDR complementa ese valor con un brillo de píxel, lo que permite valores de negro mucho más profundos y reflejos mucho más brillantes, un factor importante para encontrar el mejor monitor para ti.

Monitor curvo de 34 pulgadas con fondo azul, uno de los mejores monitores HDR

Una escena nocturna en una pantalla HDR adecuada mostrará negros profundos y casi reales, pero luego una linterna que brille en la cámara puede ser increíblemente brillante, una característica excelente para mejorar la inmersión y el realismo, sin importar lo que estés viendo o el título que estés jugando.

Pero, existen múltiples estándares para el rendimiento de HDR y varias tecnologías de visualización diferentes que pueden alterar enormemente la experiencia, por lo que cuando estás comprando un nuevo monitor de computadora y te preocupas por el HDR, puede ser útil comprender qué es qué, antes de apretar el gatillo.

DisplayHDR, HDR10, Dolby Vision… un océano de estándares

Uno de los mejores Monitor curvo de 34 pulgadas con fondo azul, uno de los mejores monitores HDR sobre un escritorio junto al teclado y ratón

VESA, es un grupo que establece un puñado de estándares de visualización en la industria de las computadoras (incluido el infame montaje VESA y las tecnologías DisplayPort). Este organismo estableció algunas reglas para calificar el rendimiento HDR de los monitores. Estos van desde DisplayHDR 400 hasta DisplayHDR 1400. Son clasificaciones para comunicar al consumidor cuál es el brillo máximo que una pantalla en particular puede lograr.

Por ejemplo, DisplayHDR 400 es el estándar más bajo, que ofrece un brillo máximo de solo 400 nits, mientras que el punto superior es DisplayHDR 1400, capaz de producir más de 1400 nits cuando hay un área pequeña pero muy brillante que exige un alto brillo.

Según nuestras pruebas de experiencia, el estándar DisplayHDR más bajo, DisplayHDR 400, no es muy útil, pero tiene mucho que ver con las tecnologías de visualización utilizadas para lograrlo. Más sobre eso a continuación.

Hay otros términos técnicos como HDR10, HDR10+ y Dolby Vision con los que también puedes encontrarte. Estos son los protocolos utilizados para codificar y decodificar las señales HDR. Es decir, transformar la señal para que ocupe menos ancho de banda sin perder calidad.

En los televisores, a menudo encontrarás soporte para ambas tecnologías, pero en los monitores de computadora todo se trata de HDR10, por lo que no es algo de lo que la mayoría de los usuarios de monitores deban preocuparse.

Dicho esto, una selección de contenido de cine y televisión viene codificado en Dolby Vision, por lo que, para los editores de video profesionales, hay un pequeño puñado de monitores de computadora que admiten este estándar, pero son prohibitivamente caros.

Tecnologías de visualización

Qué tan bien un monitor es capaz de reproducir imágenes HDR se reduce esencialmente a una característica: cómo se ilumina la pantalla. La gran mayoría de los monitores de computadora de buena calidad utilizan hoy en día pantallas IPS.

También es válido decir que los paneles VA están aumentando rápidamente en popularidad gracias a su mejor relación de contraste y menores costos. Pero ambos son básicamente lo mismo cuando se trata de iluminación: un filtro de color variable con una lámpara detrás.

Hoy en día, esta lámpara generalmente comprende una serie de LED en el borde de un panel, de ahí el término borde iluminado, y se puede conectar en múltiples zonas. Ahí es donde entramos en la diferencia entre la atenuación global y la atenuación local.

Un poco de conocimiento importante aquí es acerca de la relación de contraste de un panel: su capacidad para bloquear la luz cuando se muestra una imagen en negro. Ningún panel LCD es capaz de bloquear toda la luz, con paneles IPS, a pesar de ofrecer excelentes colores, logrando “solamente” relaciones de contraste estático de 1,000:1.

Esto significa que una imagen blanca es 1,000 veces más brillante que la negra. Es posible que los paneles VA no ofrezcan la misma respuesta de píxeles o rendimiento de color, pero ofrecen una relación de contraste mucho más alta a menudo en el ámbito de 3,000:1, dando paso a negros más profundos, como la tinta.

Para crear negros verdaderos, la iluminación misma debe atenuarse.

Atenuación global

Para la atenuación global, una pantalla no tiene zonas específicas en las que pueda controlar individualmente el brillo, sino que cambia el brillo de toda la pantalla para satisfacer las necesidades de la imagen.

Esta es generalmente una forma bastante ineficaz de renderizar imágenes HDR, ya que limita el brillo máximo y deja toda la pantalla iluminada en escenas oscuras con un solo elemento pequeño y brillante.

Afortunadamente, estas pantallas solo pueden llevar la etiqueta DisplayHDR 400 y no más; consideramos que no son pantallas compatibles con HDR debido a esto, ya que, aunque tienen la tecnología de controlador para interpretar señales HDR, no son capaces de recrearlas de manera efectiva.

Atenuación local

Saltamos a la atenuación local y, de repente, la experiencia mejora enormemente. Para este tipo de pantallas, la iluminación de borde se divide en varias zonas, a menudo 8, 16 o 32 zonas, casi siempre como columnas verticales. Por supuesto, esto requiere un diseño más complicado, por lo que estos monitores cuestan un poco más.

Debido a que la retroiluminación se divide en varias zonas, aumenta el brillo máximo de las zonas individuales. Este es un equilibrio de consumo de energía. Si toda la pantalla es brillante, entonces el brillo máximo es generalmente limitado

Pero, si gran parte de la pantalla está oscura, una zona individual puede iluminarse mucho más que el brillo típico de la pantalla, cumpliendo con el brillo máximo nominal de DisplayHDR. ¿Te viene a la mente esa escena nocturna con la linterna?

Como podrás imaginar, esta forma de iluminación es imperfecta: en esa escena, la mayor parte de la pantalla estará oscura, excepto la columna con la linterna; toda el área por encima y por debajo de la linterna también se iluminará, emitiendo un brillo azulado mientras que el resto de la pantalla se atenúa a negro verdadero. Este efecto es menos prominente en los paneles VA en comparación con IPS debido a sus niveles de oscuridad mejorados, pero sigue siendo visible.

Atenuación local de matriz completa (FALD)

Ahí es donde entra en juego la atenuación local de matriz completa. Pero déjame advertirte que las pantallas con esta tecnología son caras. Las pantallas FALD ( Full-Array Local Dimming) no utilizan una tira de LED en el borde del panel para iluminar la imagen, sino que cuentan con un arreglo completo de LED detrás del panel para la iluminación.

Una matriz como esta puede presentar más de 1,000 zonas, lo que brinda un control muy preciso sobre qué área de la pantalla está iluminada y elimina el efecto de “columna iluminada”. Debido a que las zonas brillantes son pequeñas, a menudo, pueden alcanzar un brillo máximo ridículamente alto.

Esta tecnología también presenta inconvenientes: consumo de energía, enfriamiento, costo (una matriz FALD puede duplicar fácilmente el costo de un monitor) y la tecnología aún no es perfecta. Más de 1,000 zonas es un control mucho más fino que un pequeño puñado de columnas, pero sigue produciendo un ligero efecto de halo incluso, si ofrece una experiencia HDR muy superior.

¿Qué pasa con OLED?

Televisor OLED LG CX
Dan Baker/Digital Trends

Si no deseas ningún efecto de halo, tu mejor opción es un televisor OLED. Decimos televisor porque, en realidad, no hay monitores OLED para juegos en el mercado. Por supuesto, esto se debe a una buena razón: efecto de quemado de pantalla, conocido en inglés como Burn-in.

A diferencia de los programas de televisión, las películas y los juegos, la informática somete un panel a muchas imágenes estáticas y, dado que cada píxel es su propia fuente de luz en un panel OLED, cada píxel puede desgastarse a su propio ritmo.

Hay trucos para reducir el desgaste, pero, aun así, tiene sentido que los fabricantes se muestren reacios a poner monitores OLED en manos de los consumidores. Si estás dispuesto a correr ese riesgo, los televisores OLED son excelentes monitores de juegos HDR gracias a su gran tamaño e increíbles niveles de negro sin ningún halo.

Tampoco hay fugas de luz de fondo o el brillo que verás en las pantallas LCD tradicionales. Los televisores OLED te brindan la mejor imagen disponible en la actualidad.

En lo que respecta a la imagen, el problema principal con OLED son los niveles máximos de brillo, ya que pueden limitarse a aproximadamente 600 nits, algo que los fabricantes hacen para proteger la vida útil de los paneles. Dicho esto, para la mayoría de los compradores potenciales, 600 nits es suficiente. Especialmente aquellos que juegan en salas más oscuras donde el brillo máximo no es tan importante.

Encuentra lo que es perfecto para ti

Habiendo llegado hasta aquí, es posible que hayas notado algo: no existe el monitor perfecto. Incluso, por más dinero que inviertas en esto, todavía tienes que sacrificar algo, y eso probablemente no cambiará durante bastante tiempo.

Sin embargo, aunque no existe un monitor HDR perfecto, puede haber uno que sea perfecto para ti. Para la mayoría de los jugadores, la mejor recomendación para un buen monitor HDR es uno con atenuación local iluminada desde el borde, con una etiqueta Display HDR 600 o superior, basada en un panel VA para combatir el efecto halo lo mejor posible sin vaciar la cartera.

Encontrarás que, aunque detectarás el efecto de halo en escenas especialmente oscuras y en el uso de escritorio, pasa a un segundo plano en la mayoría de los contenidos dinámicos y apenas se nota en las escenas de luz diurna.

Si eres un creador de contenido, es posible que debas colocar algunos centavos adicionales en una pantalla con un panel IPS y, si eres muy profesional al respecto, uno de los tipos FALD, pero esto no es necesario para la gran mayoría de los consumidores.

Recomendaciones del editor