AMD vs. Intel: ¿cuál te conviene más?

Con los años que llevas usando computadoras, existen elementos con los que ya estás familiarizado, desde el mouse hasta la memoria RAM. Sin embargo, podría haber componentes cuya función tal vez aún no tengas muy clara, así como las opciones disponibles para ti en el mercado. Específicamente, hablamos del procesador y de la rivalidad AMD vs. Intel, que para los que saben de computadoras es comparable con la de Android vs. iOS, y eso no es poca cosa. Pero, ¿cuáles son sus diferencias? ¿Cuál te conviene?

La competencia tampoco cambiará a corto plazo, debido al reciente lanzamiento de Ryzen 5000 y los próximos procesadores de escritorio de undécima generación de Intel. Muy bien, pero entonces, ¿cuál de ellos es el adecuado para ti? Tendremos que profundizar en los detalles para averiguarlo.

Computadoras de escritorio

En el pasado, los procesadores de AMD eran la mejor opción solo en las máquinas económicas y de nivel de entrada, pero eso cambió –y mucho– con los procesadores Ryzen 3000 y Ryzen 5000. Si bien AMD todavía representa una excelente relación calidad-precio, ahora lo hace en todo el espectro de precios y de rendimiento, compitiendo con Intel en casi todo e incluso tomando una clara ventaja en algunos aspectos específicos, que incluyen el nivel superior.

Los chips AMD e Intel más asequibles cuestan entre $40 y $60 dólares por un par de núcleos y velocidades de reloj de bajo consumo. Los mejores procesadores de rango medio te costarán entre $200 y $350 dólares, mientras que las mejores CPU para juegos cuestan alrededor de $500 dólares. Si deseas acelerar tareas intensivas como la edición y transcodificación de videos, puedes gastar más de $1,000 dólares, si tu presupuesto lo permite.

Intel y AMD tienen excelentes procesadores para juegos y tareas de productividad, como la edición y transcodificación de videos, pero también cada uno tiene sus propias especialidades. Los mejores procesadores de AMD actualmente, el Ryzen 9 5900X y el 5950X, superan cualquier procesador de Intel, con 12 y 16 núcleos respectivamente. Aunque el i9-10900K de Intel todavía compite contra lo que ofrece AMD, probablemente no veamos algo para recomendar de Intel hasta que lance sus chips de escritorio de undécima generación en 2021. Incluso entonces, AMD debería mantener la corona.

Sin embargo, no es necesario comprar lo más caro para obtener una gran CPU para jugar o trabajar. Con un valor aproximado de $300 dólares, el Ryzen 5 5600X de AMD es un chip fantástico para trabajar y jugar con sus seis núcleos, y supera fácilmente al Intel i5-10600K en tareas de productividad. El 10600K, por su parte, es un procesador de juegos más agresivo, y si estás interesado en el overclocking, incluso puede alcanzar un nivel competitivo.

En los segmentos más básicos del mercado, los procesadores de AMD tienden a ofrecer una mejor relación calidad-precio, con productos tan sobresalientes como el 3300X y el 3600, los cuales ofrecen un rendimiento multitarea y de juegos asombroso. Todavía no tenemos una opción económica para el Ryzen 5000, aunque deberíamos tenerla en algún momento de 2021. Sin embargo, el 10300F de Intel representa una durísima competencia. Las opciones económicas como AMD 3200G e Intel Core i3 10100 hacen posible iniciar tu sistema sin una tarjeta gráfica adicional, haciéndolos ideales para el trabajo de oficina general y disfrutar de Netflix, aunque tampoco les puedes pedir mucho más.

Pero bueno, hay otras razones –además del rendimiento– por las que debieras considerar tanto a AMD como a Intel. Las CPU de última generación de Intel tienen un soporte mucho mejor para los puertos Thunderbolt 3, si eso es algo que piensas utilizar. Las últimas placas base de la serie 500 de AMD son compatibles con PCIExpress 4.0, lo que te puede permitir un mayor rendimiento de gráficos en algunos casos específicos (y, más probablemente, en el futuro), además de ofrecerte más opciones y soluciones de almacenamiento más rápidas.

Escritorio de gama alta

Si deseas utilizar tu PC para la edición de video pesado a altas resoluciones, realizar una transcodificación de video o cualquier otra tarea intensiva que pueda necesitar mucha más potencia de la que pueden ofrecer las mejores CPU convencionales, entonces las CPU de escritorio de alta gama (o HEDT) podría ser lo que necesitas. Tanto AMD como Intel tienen sus propias opciones en este espectro, con un mayor número de núcleos e hilos. Sin embargo, las opciones de AMD siguen siendo las más capaces y rentables.

La línea HEDT de Intel alcanza hasta 18 núcleos y 36 hilos con el 10980XE, pero incluso si puedes encontrarla en stock, a menudo tienen un precio muy superior al precio minorista sugerido de $980 dólares. Aunque técnicamente es una CPU de décima generación, la 10980XE y sus “compañeros” Core i9 de la serie X se basan en la tecnología Cascade Lake-X, “anticuada” ya para Intel, y por lo mismos es mucho menos capaz que las CPUs Comet Lake convencionales de Intel. Sigue siendo una CPU potente, pero cuando consideras las alternativas de AMD, es difícil de recomendar.

La CPU convencional AMD 5950X ya ofrece una competencia creíble para la 10980XE por menos de $800, así que ofrece mucho más valor por tu dinero. Pero si quieres un desempeño extra, el cielo es el límite.

R9 3950X de AMD ya ofrece una competencia creíble para la 10980XE por menos de $700, por lo que ofrece una mejor relación calidad-precio. Pero si deseas un rendimiento adicional, pues… el cielo es el límite.

Las CPU Threadripper de tercera generación de AMD ofrecen 24, 32 e incluso 64 núcleos con soporte para el doble de ese número de subprocesos simultáneos, todo mientras mantienen velocidades de reloj alrededor de los 4GHz. Si tu software puede hacer uso de todos esos núcleos adicionales, las CPU Threadripper de AMD ofrecen un rendimiento incomparable, fuera de las CPU de servidor obscenamente caras, superando fácilmente a la competencia de Intel. También admiten una mayor cantidad de líneas PCIExpress (64 frente a solo 44 en las alternativas de Intel), lo que las hace más adecuadas para arreglos de almacenamiento más grandes.

Aquí nadie ha hablado de “económico”: el 3960X, 3970X y 3990X cuestan $1,400, $1,850 y $3,600, respectivamente. Sin embargo, si pueden hacer que tu trabajo sea más eficiente e incluso más rentable a la larga, valdría la pena pagar ese costo.

Procesadores para laptops

El mercado de las computadoras portátiles es una historia diferente. La mayor parte de lo que encontrarás se basa en procesadores Intel de varias generaciones y gráficos integrados. Como dijo una vez un representante de Dell, la cartera de Intel es simplemente enorme en comparación con AMD, y su línea actual de computadoras portátiles –y las CPU que las contienen– son mejores que nunca.

Allí donde los procesadores de escritorio de Intel parecen haberse ralentizado, los portátiles han ido en la dirección opuesta. Las CPU de Ice Lake introdujeron un diseño más eficiente con gráficos de 11a generación mucho más capaces, ofreciendo suficiente rendimiento para jugar videojuegos de deportes electrónicos a unos 60 cuadros por segundo, y esto sin la necesidad de una tarjeta gráfica. Los procesadores móviles de 11a generación Tiger Lake van más lejos, como el encontrado en la Acer Swift 5.

Para obtener aún más potencia, Intel tiene una línea de CPU móviles Comet Lake que tienen velocidades de reloj más altas y, a menudo, se combinan con potentes tarjetas gráficas. La Razer Blade 15 es un ejemplo fantástico de cómo se puede encontrar un rendimiento de juego de alto nivel en las CPU móviles Intel más capaces. También se pueden usar para tareas de mayor productividad en dispositivos tan capaces como el Lenovo Yoga C640.

La amplitud de opciones y el soporte de fabricación hace que la mayoría de las computadoras portátiles todavía ofrezcan una CPU Intel como estándar, pero al igual que en las PC de escritorio, AMD también está haciendo avances.

El Acer Swift 3 y el Surface Laptop 3 de 15 pulgadas fueron algunos de los primeros ejemplos del reciente avance móvil de AMD, y aunque no fueron estelares, se mostraron bastante prometedores. Ese impulso continuó en 2020, con lanzamientos más fuertes como el Asus ROG Zephyrus G14, lo que sirvió como plataforma de lanzamiento para los nuevos chips Ryzen 4000 de AMD para computadoras portátiles. Lenovo actualizó sus computadoras portátiles para juegos Legion en julio de 2020 con CPUs móviles Ryzen 4000, combinándolas con gráficos de la serie RTX 20. Ahora, hay decenas de opciones que vale la pena considerar.

Tanto AMD como Intel ofrecen un excelente rendimiento para el trabajo y el juego, pero hay muchas más cosas a tener en cuenta al comprar una computadora portátil, por lo que es imprescindible mirar las revisiones, guías y comparativas. Dicho esto, al igual que lo que sucede con las computadoras de escritorio, las CPU Intel tienden a estar incluidas en las mejores computadoras portátiles para juegos, mientras que las opciones de AMD tienden a encontrarse en las opciones más baratas t sin un chip gráfico incluido.

Pero entonces ¿cuál es el mejor para ti?

Para navegar en la web a diario, ver Netflix y responder correos electrónicos, las CPU Intel y AMD te brindarán un excelente rendimiento desde el primer momento. Sin embargo, hay ciertas tareas en las que las opciones de un fabricante funcionarán mejor que las del otro.

Si estás buscando trabajar con su procesador realizando tareas intensivas de múltiples subprocesos –como edición o transcodificación de video, o actividades pesadas de múltiples tareas con decenas de pestañas del navegador abiertas–, las CPU de AMD son más capaces en el extremo superior y más rentables en cuanto a precio. Las Intel no son malas, pero tendrás que pagar más por el mismo rendimiento, aunque puede valer la pena si el Thunderbolt 3 es algo que realmente necesitas.

Si estás trabajando y jugando en el escritorio, o incluso solo jugando, los CPUs Ryzen 5000 de AMD siguen siendo la mejor opción. Todo desde el 5600X hasta el poderoso 5950X ofrecen el mejor desempeño en juegos y productividad. Las opciones de Intel se están volviendo más accesibles para hacerlas más competitivas, lo que podría hacer que valgan la pena, pero para una potencia natural, AMD tiene la ventaja.

Si vas a comprar una laptop, la situación es un poco diferente. Tiger Lake de Intel ofrece las mejores básicas y sus CPUs Comet Lake tienen capacidad de más. Sin embargo, los chips Ryzen 4000 con núcleos Zen 2 también son asombrosos y muy eficientes. Te aconsejamos que veas las reseñas de la máquina en general más que enfocarte solo en el CPU, para tener un panorama completo de cuál es la mejor laptop para ti.

Si todavía no estás seguro, leer más no hace daño — especialmente porque AMD acaba de lanzar una nueva gama de procesadores y se espera que Intel lo haga en el 2021.

Recomendaciones del editor