¿Habrán descubierto por fin la carga superrápida para celulares?

Una reciente investigación de la University College de Londres (UCL) y la Academia China de Ciencias dio con la creación de un supercondensador hecho en base a grafeno que carga de forma rápida y segura un nivel altísimo de energía, con la promesa además de que ésta permanezca gran tiempo de duración.

Sin duda significa un avance en las intenciones de muchos fabricantes de celulares y otros dispositivos tecnológicos, para generar baterías de carga en minutos y que además tengan un rendimiento superior.

El descubrimiento se publicó en la revista Nature Energy y entrega como conclusión final la solución para almacenar mucha energía en dispositivos más pequeños.

Según el primer autor del estudio, el Dr. Zhuangnan Li (Química UCL), “nuestro nuevo supercondensador es extremadamente prometedor para la tecnología de almacenamiento de energía de próxima generación como reemplazo de la tecnología de batería actual, o para usar junto con ella, para proporcionar al usuario más poder”.

“Diseñamos materiales que le darían a nuestro supercondensador una alta densidad de potencia, es decir, qué tan rápido se puede cargar o descargar, y una alta densidad de energía, que determinará cuánto tiempo puede funcionar. Normalmente, solo puede tener una de estas características, pero nuestro supercondensador proporciona ambas, lo cual es un avance crítico. Además, el supercondensador puede doblarse a 180 grados sin afectar el rendimiento y no utiliza un electrolito líquido, lo que minimiza cualquier riesgo de explosión y lo hace perfecto para integrarse en teléfonos flexibles o dispositivos electrónicos portátiles”, agregó el Dr Li.

El supercondensador está fabricado en base a electrodos de grafeno con poros que pueden cambiar de tamaño, para almacenar la carga de manera más eficiente.

El autor principal y decano de Ciencias Matemáticas y Físicas de UCL, el profesor Ivan Parkin (Química de UCL), añadió: “Almacenar con éxito una gran cantidad de energía de manera segura en un sistema compacto es un paso significativo hacia una tecnología de almacenamiento de energía mejorada. Hemos demostrado que se carga rápidamente, podemos controlar su salida y tiene una excelente durabilidad y flexibilidad, lo que lo hace ideal para el desarrollo para su uso en electrónica en miniatura y vehículos eléctricos. Imagine que necesita solo diez minutos para cargar completamente su automóvil eléctrico o un par de minutos para su teléfono y dura todo el día”.

Recomendaciones del editor