Las cinco ventajas del Kia K5 GT tras una semana de manejo

Da gusto ver cuando un fabricante está claro en lo que es y en lo que quiere hacer. Pocos ejemplos han sido tan contundentes como el de Kia, un fabricante que disfruta innovar, aún en los casos en los que el sentido común indica que ya es tiempo de descansar un poco.

Un ejemplo de esto es el Kia K5 GT. El K5 regular es el nuevo nombre del sedán mediano de tracción delantera de Kia, que hasta 2020 conocimos como Optima. Un vehículo que en sus dos generaciones anteriores fue celebrado por su estilo y manejo, y que constituía una opción a los uniformes sobre ruedas que conocemos como el Toyota Camry y el Honda Accord.

Pero Kia no podía quedarse en paz, y para su quinta y actual generación, el Optima no solo cambió de nombre, sino que sufrió una modificación radical de personalidad. Después de haber tenido una unidad de su modelo de alto rendimiento, el K5 GT, aplaudimos el cambio y olvidamos a los que quedaron atrás.

Esas son las cinco características que más nos gustaron del Kia K5 GT 2021.

Tren motriz

Bajo la estilizada tapa del motor del K5 GT conseguimos un motor cuatro cilindros de 2.5 litros turbocargado, que puede generar hasta 290 caballos de fuerza y 311 lb-pie de torque a unas bajísimas 1,650 rpm, que incitan a nuestro pie derecho, muy temprano en cada arrancada, a portarse mal. Este motor está acoplado a una caja de cambios transeje de 8 velocidades de doble embrague húmedo con control de arranque y cambios superrápidos. El K5 acelera de 0 a 60 mph (96.56 km/h) en 5.2 segundos.

El refinamiento de este conjunto casi parece alemán. Su paso seguro y su marcha completamente carente de drama permite concentrarnos completamente en el disfrute de la experiencia de manejo. ¿Necesita tracción integral? Probé el auto en el sur de la Florida donde nada ni nadie necesita AWD, y como no probé el auto en una pista no me hizo falta el sistema. Sin embargo, no dudo que a los clientes norte de la costa este les gustaría contar con la opción de un K5 GT AWD.

Diseño

A pesar de guardar cierta familiaridad con las dos últimas generaciones del Optima, el K5 es un automóvil muy distintivo y bastante único. En mi opinión su diseño es más acertado incluso que el del portento dinámico llamado Kia Stinger. Todos los elementos distintivos del Optima están allí, incluyendo la parrilla ‘nariz de tigre’ que distingue a todos los modelos de la marca. Y aún así nadie confundirá el K5 con ningún otro Kia.

Cabina

A pesar de que tus manos tocarán una que otra piezas de plástico rígido (hay que recordar que el K5 regular es un carro con un precio inicial de $23,590 dólares), el interior del K5 GT ofrece una sensación de solidez y calidad que hasta hace poco había sido monopolio de las grandes marcas Europeas.

Hermosos asientos deportivos tapizados en cuero ofrecen el soporte y la firmeza necesarios para un manejo emocionante sin romperte la espalda en viajes largos. El volante de fondo plano es un recuerdo permanente de que el K5 GT es un auto que respalda sus pretensiones deportivas.

K5 GT 2021.

La cabina cuenta con todos los avances tecnológicos que se pueden esperar de un vehículo de este tipo, como la pantalla táctil de información y entretenimiento de 10.25  pulgadas con tecnología de pantalla dividida y gráficos claros e intuitivos, sistema de sonido prémium Bose, Apple CarPlay inalámbrico y Android Auto, y carga inalámbrica opcional para teléfonos inteligentes.

Los adornos

Si bien el hermoso diseño general del K5 da la sensación de dinamismo que todo sedán deportivo debería tener, Kia necesitaba distinguir visualmente a la versión GT. Y qué bien lo hizo gracias a sus rines de aleación de 19 pulgadas y 5 radios dobles envueltos en llantas Pirelli P Zero para todas las estaciones, la parrilla delantera negra inspirada en la piel de tiburón y la joya de la corona, sus cuatro tubos de escape que lucen como si costaran un millón de dólares.

El manejo

El K5 GT es un auto balanceado y firme. Con una dirección rápida y comunicativa que guía al vehículo con precisión y aplomo. La gran cantidad de torque a bajas revoluciones lo hace sentir a veces demasiado brioso, pero eso es parte de su encanto. Es como una versión civilizada de un muscle car de los sesenta, algo que a muchos con sobrada razón les sonará como una barbaridad,  ya que hablamos de un sedán de tracción delantera y motor de cuatro cilindros.

El Kia K5 GT es fabricado en la planta de ensamblaje de Kia en West Point, Georgia, ya está disponible en todos los concesionarios Kia de Estados Unidos y cuenta con un precio inicial de $31,585 dólares.

Recomendaciones del editor