El último “juguete” de Tesla, bajo la lupa de la autoridad regulatoria

Autoridades tienen entre ceja y ceja el último “juguete” de Tesla

tesla smart summon nhtsa tesla1

Tras múltiples incidentes, la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA, por sus siglas en inglés) puso en su mira la función Smart Summon de Tesla, que permite a los vehículos transitar de manera autónoma por estacionamientos.

Estrenada en la actualización de software V10, la herramienta se basa en tecnología inteligente gracias a la cual los propietarios pueden llamar al carro mediante una aplicación. Eso, sí, el automóvil debe estar dentro de la línea de visión de la persona y a no más de 200 pies de distancia (60 metros).

La compañía estableció estos parámetros basándose en motivos de seguridad, pero los videos que muestran incidentes a baja velocidad y maniobras que casi culminaron en accidentes aparecieron en línea poco después de que la función estuviera disponible.

Un video muestra a un Model 3 rojo saliendo desde su lugar de estacionamiento en las afueras de Dallas, Texas, avanzando hacia su propietario y casi impactando un Acura MDX. Roddie Hasan, el dueño del primero, dijo a Reuters que el automóvil solo se detuvo porque quitó el dedo del botón de la aplicación.

Su caso no es aislado: el propietario de otro Model 3 aseguró que su automóvil fue a dar a la pared de un garaje, y un tercero observó cómo su Tesla chocó con otro automóvil que maniobraba a poca distancia.

La NHTSA está investigando si la función Smart Summon es segura y legal. “Estamos al tanto de los informes relacionados con la función de Tesla. Estamos en contacto continuo con la empresa y seguimos recopilando información. La seguridad es nuestra principal prioridad y la agencia no dudará en actuar si encuentra evidencia de un defecto relacionado con la seguridad”, dijo el organismo federal a través de un comunicado enviado a Reuters.

Si bien el fabricante estadounidense de coches eléctricos no ha comentado públicamente los videos ni los informes, afirmó que el propietario sigue siendo responsable del automóvil, incluso si se conduce por un estacionamiento sin nadie detrás del volante.

Los automovilistas “deben monitorearlo y sus alrededores en todo momento”, y el carro debe estar “dentro de su línea de visión porque puede no detectar todos los obstáculos. Tenga especial cuidado con las personas que se mueven rápidamente, las bicicletas y los automóviles”, escribió la compañía después de lanzar la función.

Es comprensible que las malas experiencias de Smart Summon lleguen a los titulares, pero la mayoría de los propietarios que lo probaron dijeron que funcionó según lo prometido. Incluso, varios pasaron gratos momentos con la novedosa característica. Un usuario de Twitter, por ejemplo, publicó un video de un Model 3 conduciéndose con un esqueleto detrás del volante.

El cofundador y CEO de Tesla, Elon Musk, dijo que los propietarios ya han usado la función más de medio millón de veces, y reportaron que “se volverá más confiable hasta que sea como un chofer experto que lo conoce bien”.

Recomendaciones del editor