El Model 3 es el primer Tesla en ganar un premio de seguridad del IIHS

El Tesla Model 3 ha obtenido el galardón más relevante que otorga el Instituto de Seguros para la Seguridad en las Carreteras (IIHS), una organización científico-educacional sin fines de lucro enfocada en la reducción de las pérdidas por accidentes de tráfico en Estados Unidos.

Entre los fabricantes que han equipado sus vehículos con trenes motrices libres de combustibles fósiles, solo habían ganado el premio Top Safety Pick Plus Audi, con el eléctrico e-tron, y Hyundai, con el Nexo, que basa su desplazamiento en una pila de hidrógeno.

“Los vehículos con sistemas de propulsión alternativos han adquirido importancia. No hay necesidad de renunciar a la seguridad por una menor huella de carbono al elegir un carro”, sentenció en un comunicado el jefe de investigación del IIHS, David Zuby.

El Model 3 obtuvo la calificación “buena” en todas las pruebas de choque del IIHS, un requisito previo para el premio Top Safety Pick Plus. Para optar al reconocimiento, también debió desempeñarse óptimamente en las pruebas de faros y sistemas de prevención de impacto frontal, en las que registró calificaciones “buena” y “superior”.

Un segundo eléctrico estuvo cerca de igualar al Model 3 en las pruebas, informó el IIHS. Fue el Chevrolet Bolt, que perdió el premio Top Safety Pick Plus debido a la calidad de sus ópticos, que fueron catalogados como “pobres”. El carro consiguió una calificación “buena” en todas las pruebas de choque, excepto la relativa al comportamiento del lado del pasajero en caso de volcamiento, que solo fue evaluado como “aceptable “. De todos modos, el modelo fue distinguido con la calificación de Top Safety Pick, claro que sin el “Plus”.

Si bien Model 3 y Bolt son vehículos muy diferentes, tienen un precio lo suficientemente cercano como para que los compradores de automóviles los pongan en la balanza. El Chevrolet comienza en $37,495 dólares, mientras que la edición más barata del Tesla se encuentra en $40,190 dólares.

El IIHS también probó el Nissan Leaf, otra variante eléctrica de masiva demanda, pero no fue digno de ningún premio de seguridad. Si bien todos los automóviles vendidos en Estados Unidos deben cumplir con ciertos estándares, las clasificaciones IIHS brindan a los compradores un punto de comparación en seguridad.

Recomendaciones del editor