Subaru admite ahora su propio “dieselgate”

subaru economia combustible manipulacion head

Subaru ha admitido que empleados suyos dos de sus fábricas japonesas manipularon los valores de economía de combustible de 903 autos nuevos. Esto fue descubierto en el marco de una investigación interna iniciada en diciembre pasado, en concierto con la firma japonesa de abogados Ohno & Tsunematsu, que a su vez es responde al pedido hecho por el Ministerio de Tierra, Infraestructura, Transporte y Turismo de Japón.

Los autos en cuestión fueron fabricados en la planta principal de la División de Manufactura Subaru Gunma, así como en la Planta Yajima. Con los datos de diciembre de 2012 a noviembre de 2017, Subaru ha admitido que las mediciones de economía de combustible “se alteraron de manera inapropiada, y sus valores diferían de los que deberían haberse registrado, ya que los resultados de las mediciones reales se registraron en los informes mensuales”.

La investigación abarcó alrededor de 6,500 automóviles. No está claro si alguno de estos 903 automóviles afectados son modelos vendidos en los Estados Unidos. Subaru dijo que, según el testimonio de los empleados, es posible que la manipulación de los datos de economía de combustible comenzara alrededor de 2002. Pero los investigadores no cuentan con suficientes datos como para confirmar esto, ha dicho el fabricante.

Subaru dijo que las alteraciones en los datos fueron llevadas a cabo por “inspectores y capataces de la fábrica”. Los inspectores de las dos fábricas trabajan en grupos, cada uno con su propio capataz. A su vez, varios grupos son supervisados por los jefes de grupo. Subaru dijo que estos jefes probablemente no participaron directamente en la manipulación de datos, pero alguno pudo haber sido consciente de ello. La empresa no ha dicho si la gerencia de alto nivel estaba o no al corriente de esta situación.

El motivo de todo esto, según Subaru, fue cumplir con los estándares de calidad internos. Esto a veces significaba registrar un mayor ahorro de combustible que lo que las pruebas realmente mostraban. Pero lo más llamativo es que, en algunos casos, las lecturas de economía de combustible se alteraron para parecer peores que resultados reales, todo con la intención de “reducir la varianza en los valores de medición para evitar preguntas de los jefes de grupo y el jefe de sección sobre dichos números”.

El fabricante japonés ha asegurado que implementará medidas para garantizar que este tipo de problemas no vuelva a suceder. Subaru afirmó que los estándares internos de control de calidad que se falsificaron para cumplir con los datos de economía de combustible son más estrictos que los estándares gubernamentales japoneses, y que por consiguiente “no hubo alteraciones en los datos [de tal gravedad] que requirieran retiros u otros problemas de calidad”.

“Nos gustaría reiterar nuestras más sinceras disculpas por estos problemas e inconvenientes causados a nuestros clientes, socios y demás partes interesadas”.

Recomendaciones del editor