Los desafíos del primer servicio de robotaxi en Dubái

Con su primer servicio internacional de robotaxi en 2023, una compañía de vehículos autónomos respaldada por General Motors comenzará a probar su flota de automóviles en Dubái.

Se trata de Cruise, que alcanzó un acuerdo con la Autoridad de Carreteras y Transportes (RTA) de Emiratos Árabes Unidos para operar taxis autónomos y servicios de transporte compartidos en la capital emiratí a partir de 2023.

Cruise usará los vehículos autónomos Origin que presentó en 2019; descartó los Chevy Bolt que usa como parte de su flota de prueba en San Francisco, Estados Unidos.

Aunque al comienzo solo habrá un pequeño número de vehículos disponibles, la meta es llegar a 2030 con al menos 4,000 coches circulando por las calles de la capital emiratí.

El Origin está diseñado para ser un vehículo compartido 100 por ciento autónomo, que no cuenta con volantes o pedales.

Desafíos ambiciosos

Según Cruise, estos automóviles permitirán mejorar los niveles de seguridad vial, ya que más de 90 por ciento de los accidentes se deben a errores humanos.

La meta de las autoridades de Dubái es que 25 por ciento del total de viajes se realicen en medios de transportes sin conductor para 2030, lo que permitirá reducir los costos de transporte en 900 millones de dírham anuales ($245 millones de dólares).

Además, apuntan a ahorrar unos 1,500 millones de dírham (unos $408 millones de dólares) al reducir la contaminación ambiental en 12 por ciento.

“Este acuerdo, el primero de su tipo en todo el mundo entre una entidad gubernamental y un desarrollador líder de vehículos autónomos, es un paso importante hacia la realización de la estrategia de transporte autónomo de Dubai”, dijo el jeque Hamdan bin Mohammed al Maktoum.

El Cruise Origin iniciará su producción en la planta de GM en Detroit-Hamtramck, Estados Unidos, a partir de 2022.

Recomendaciones del editor