Sé un auténtico “Drift King” con este auténtico Nissan 350Z Fast and the Furious

nissan 350z pelicula fast furious 01
Con ocho películas (y contando), la franquicia Fast and the Furious es posiblemente el mayor fenómeno de la cultura popular automotriz de las últimas dos décadas. Y aunque no contó con ninguno de sus principales actores, The Fast and the Furious: The Tokyo Drift de 2006 fue particularmente memorable, ya que introdujo en los Estados Unidos la cultura del drift japonés, el cual desde entonces cobró vida enesta parte del mundo.

Y ahora puedes tener uno de los autos estrella de esa película… si tienes el dinero, claro. El Nissan 350Z 2002 conducido por el villano de la película D.K. (aka Drift King, interpretado por Brian Tee) está a la venta en el Reino Unido en Auto Trader. El vendedor pide 99,950 libras esterlinas (unos $134,000 dólares), y no parece que esté muy interesado en conversar posibles rebajas.

El vendedor afirma que este es uno de los dos únicos modelos que sobrevivieron a la filmación de Tokyo Drift, y el único de los 350Z en obtener actualizaciones de rendimiento real. El motor V6 estándar de 3.5 litros aparentemente fue mejorado con turbocompresores, y el automóvil tiene una transmisión manual de seis velocidades y un sistema de óxido nitroso no matricial. El odómetro marca sólo 11,000 millas, pero como la mayoría de los autos de cine, el Z posiblemente ha tenido una vida complicada.

Como modelo principal de D.K., este carro fue destacado en toda Tokyo Drift. En la pantalla, aparentemente se destruyó después de caer por un precipicio en la carrera culminante (esta es la razón por la cual las compañías de producción siempre hacen varias copias de los autos de cine). Al igual que muchos modelos de la franquicia Fast and Furious, viene con un elaborado kit de carrocería: en este caso, del fabricante japonés Veilside. Los colores apagados lo hacen menos “visual” que los autos de color caramelo que se ven en muchas de las otras películas F & F, y el Z es probablemente menos controvertido que el Ford Mustang con motor Nissan RB26DETT de la misma película.

Junto con ese Mustang y, posiblemente, junto al Mazda RX-7 Veilside conducido por Han de Sung Kang, el “Drift King” 350Z es uno de los carros icónicos de Tokyo Drift. A pesar de su alto precio, probablemente encuentre un hogar con un fanático de Fast and Furious, o algún nostálgico de los primeros años del siglo XXI.

Recomendaciones del editor