El Mercedes-AMG GT S Roadster convertible llega a tiempo para el verano

Si eres una persona indecisa, evita en lo posible entrar en un concesionario de Mercedes-Benz, si no quieres que te saquen de allí con una camisa de fuerza. El fabricante de automóviles alemán actualmente ofrece no menos de cuatro variantes de su Mercedes-AMG GT coupé de dos puertas (más dos versiones de carrera), y pronto agregará tres variantes del nuevo modelo coupé de cuatro puertas a la alineación. Y como si esto no fuera suficiente, Mercedes pronto agregará una tercera versión del convertible AMG GT Roadster.

El Mercedes-AMG GT S Roadster se encuentra entre el modelo “base” AMG GT Roadster y el AMG GT C Roadster de gama alta en la jerarquía convertible. Al igual que los otros descapotables, utiliza un V8 biturbo de 4.0 litros, que en este caso produce 515 caballos de fuerza y ​​494 libras-pie de torque. Esto pone al nuevo modelo justo entre los 469 caballos y 465 lb-pie del AMG GT Roadster, y los 550 HP y 502 lb-pie del GT C.

Al igual que con otros modelos AMG GT de dos puertas, la potencia se envía a las ruedas traseras a través de una transmisión de doble embrague de siete velocidades. La caja de engranajes está montada en la parte trasera en una configuración transaxle para una mejor distribución del peso, lo que a su vez se traduce en una mejora el manejo. A pesar de tener su motor en la parte delantera, el GT S Roadster tiene un leve sesgo de peso hacia atrás, en una relación 47/53 por ciento, según Mercedes.

Mercedes espera que el GT S Roadster pase de 0 a 60 mph en 3.7 segundos y alcance una velocidad máxima de 192 mph. De nuevo, esto pone al GT S entre entre el GT (de 0 a 60 mph en 3.9 segundos, velocidad máxima de 188 mph) y el GT C (de 0 a 60 mph en 3.6 segundos, velocidad máxima de 196 mph). El GT S Roadster viene de serie con amortiguadores adaptativos y un diferencial de deslizamiento limitado controlado electrónicamente.

Al igual que con los otros modelos convertibles, el GT S Roadster tiene una parte superior de tela plegable, el cual —según Mercedes— pesa menos que un techo de metal). Cuenta además con Airscarf, sistema de ventilación de cuello y asientos, ideales para mantener a los ocupantes frescos mientras disfrutas de él en los días de verano. La tapicería de cuero Nappa y el tapizado interior de fibra de carbono están disponibles como opciones.

El Mercedes-AMG GT S Roadster llegará a los concesionarios de EE. UU. durante este mismo 2018. Mercedes no ha dicho nada sobre su precio, pero ya podemos apostar a que oscilará entre los $124,400 del precio base del AMG GT Roadster, y los $157,000 del AMG GT Roadster.