Mercedes-AMG E53 se hace híbrido por un rendimiento más eficiente

Mientras el mundo espera el superdeportivo Project One inspirado en la Fórmula Uno, Mercedes-AMG está presentando también algunos híbridos algo menos escandalosos. Así, el sedán y el station wagon Mercedes-AMG E53 2019 recibirán un tren motriz “mild hybrid” (híbrido suave), el mismo que vimos por primera vez en las versiones coupé y convertible del E53, así como en el CLS53, cuando esos modelos debutaron en el Auto Show de Detroit 2018 a principios de este año.

El Mercedes-AMG E53 2019 reemplaza al E43 como el modelo AMG de clase E de nivel inferior, ubicado debajo del E63 en la jerarquía. Mercedes nunca pierde la oportunidad de agregar una nueva variante, lo que lleva a una alineación tan densa como el reparto de Avengers: Infinity War. En medio de esa alineación abarrotada, el E53 y otros modelos AMG “53” se destacan como auténticos promotores de los planes de electrificación de Mercedes.

El tren motriz mild hybrid del E53 pone un motor eléctrico entre el motor y la transmisión, agregando un sistema eléctrico de 48 voltios y un alternador-arrancador más potente. Esto permite un sistema de arranque y parada del motor más agresivo. El motor eléctrico, además, proporciona un aumento de potencia a bajas revoluciones, mejorando la aceleración. La electricidad se obtiene del turbocompresor giratorio del motor y del frenado regenerativo, y se almacena en un pequeño paquete de baterías. El sistema no sirve (no es suficiente) para que el automóvil se maneje únicamente con energía eléctrica, cosa que marca la diferencia entre estos “híbridos suaves” (como el E53) y los híbridos convencionales (como el Toyota Prius).

Pero claro: el Mercedes-AMG E53 debería ser más rápido que un Prius. Un motor 3.0 litros turboalimentado en línea, que produce 429 caballos de fuerza y ​​384 lb / ft de torque, se combina con un motor eléctrico que agrega 21 caballos y ​​184 lb-pie cuando acelera desde un punto muerto. La potencia se envía a las cuatro ruedas a través de una transmisión automática de nueve velocidades, y Mercedes promete un sprint de 0 a 62 mph de 4.5 segundos, mientras que la velocidad máxima —limitada electrónicamente— llegará a las 155 mph. Un paquete AMG opcional puede aumentar el límite a 167 mph.

Además del tren motriz mild hybrid, el Mercedes-AMG E53 tiene suspensión adaptable de aire AMG, y algunos cambios visuales sutiles para distinguirlo de los modelos Clase E menos deportivos. Estos incluyen algunos “abultamientos” en el capó, tubos de escape prominentes, difusor trasero, y un juego opcional de llantas de 20 pulgadas específicas para el modelo.

El sedán y estation wagon Mercedes-AMG E53 2019 llegará a los concesionarios europeos en junio, aunque Mercedes no ha dicho aún nada de su disponibilidad en los EE.UU. Es muy probable que tengamos al sedán en algún momento durante los próximos meses, pero las malas ventas de los wagons en este lado del Atlántico hace poco probable la llegada de este modelo a la tierra de las hamburguesas.

Recomendaciones del editor