Regresa a los setenta con el Lamborghini Countach LPI 800-4

Por primera vez en su historia, Lamborghini revivió un nombre del pasado para bautizar un modelo nuevo. Se trata de Countach, uno de los pocos emblemas de Lamborghini que no rinde homenaje a un toro de lidia. Countach es una expresión Piedmontesa de admiración y sorpresa sugerida por un cansado diseñador durante una larga noche de trabajo en 1970 en los talleres de Carrozzeria Bertone.

Producido entre 1974 y 1990, el Lamborghini Countach original diseñado por Bertone es considerado el primer superauto de la historia y el precursor del estilo “cuña italiana” que ha dominado los diseños de los deportivos de la marca desde ese entonces.

Semejante pedigree justifica el puesto primordial que el Countach ocupa en la historia de Lamborghini y el haber sido elegido como inspiración de la más reciente creación de la marca: el Lamborghini Countach LPI 800-4, que debuta esta semana en The Quail, durante la Semana del Auto de Monterrey.

Como siempre, el compartimiento del motor del Lamborghini Countach alberga un motor V12 sin inducción forzada. En este caso se trata de una unidad de 6.5 litros de desplazamiento que desarrolla 769 caballos de fuerza y es complementado por un motor eléctrico de 34 caballos de fuerza, lo que da una potencia total de 803 caballos.

Toda esta potencia es distribuida a las cuatro ruedas a través de una caja de cambios de siete velocidades. Si lo anterior te suena familiar es porque se trata de una versión más civilizada del mismo tren motriz que usa el Lamborghini Sián FKP 37, el primer híbrido de la marca.

Lamborghini dice que el nuevo Countach acelera de 0 a 60 millas por hora en 2.8 segundos, a 124 mph en 8.6 segundos, y es capaz de alcanzar una velocidad máxima de 221 mph, dejando atrás cómodamente al más poderoso de los Countach del pasado.

El aspecto exterior del Lamborghini Countach LPI 800-4 es un festín de homenajes visuales al modelo original de 1974, en un empaque moderno e impactante donde ninguna de sus abundantes líneas están fuera de lugar.

La nariz plana del nuevo modelo no alberga faros retractiles como el primer Countach, pero sus faros led replican las luces de posicionamiento del vehículo original. La parte trasera replica la limpieza de diseño y recuerda al Countach original con su forma de cuña invertida que aloja las luces traseras y las cuatro salidas de escape. A los lados tiene puertas estilo tijera que constituyeron una de las claves visuales más llamativas del Countach; en estas, continúan viajando hacia adelante las líneas que nacen en las enormes tomas de aire laterales.

Nada de lo anterior hace un trabajo especialmente eficiente para disimular que el nuevo Countach LPI 800-4 es una versión del Aventador equipado con el tren motriz de Sián, el cual a su vez es también una versión del Aventador.

Esto no es necesariamente un demérito para el proyecto, ya que el resultado no solo es un inconfundible homenaje al Countach original, sino que también deja ver el talento de los diseñadores de la marca que lograron imbuir la bella simpleza del diseño original de Bertone en un complicado auto moderno. Después de todo, ¿qué es el Aventador sino la cuarta generación del Countach?

Lamborghini no ha dicho cuánto costará el nuevo Countach, pero los rumores indican que su precio inicial superará el millón de dólares. Su producción estará limitada a solo 112 unidades en homenaje al emblema LP 112 que vestía el prototipo original. Las primeras unidades comenzarán a ser entregadas en el primer trimestre de 2022.

Recomendaciones del editor