Chevrolet Find New Roads la experiencia, así la vivimos

chevrolet find new roads experiencia finding at texas motor speedway
Gracias a la invitación de Chevrolet, participé en la experiencia llamada Find New Roads que se llevó a cabo en el Texas Motor Speedway de Fort Worth, Texas.

Pudimos probar 6 vehículos de diferentes segmentos, desde unos arrancones en un Camaro, hasta el arrastre de carga pesada en una Silverado HD, pasando por las carreras a 130 millas por hora a bordo de un Corvette.

El evento comenzó probando la Equinox del 2018 en un circuito cerrado. En este, teníamos curvas de 90 grados, chicanas y rectas en donde podíamos probar el poder de la SUV, sin duda, la ligereza y maniobrabilidad del vehículo salieron a reducir.

Mike Stone/Chevrolet

Una de las etapas más divertidas fue llevar al extremo a la Colorado ZR2. Pudimos ver de propia mano las capacidades todo-terreno que tiene esta camioneta. Si eres fanático a tomar caminos sinuosos, este auto es para ti.

La ZR2 es capaz de avanzar con una sola rueda y si las otras tres están atascadas o en el aire, solo necesitará una tracción para salir avante. Tiene una suspensión inspirada en la Fórmula 1 y ya viene equipada de fábrica para que la sometas a los terrenos más difíciles, de esos en donde no hay pavimento.

Mike Stone/Chevrolet

Si tienes la necesidad de arrastrar carga pesada, llámese un bote o un vehículo recreacional como una casa rodante, la Silverado 2500HD es para ti ya que tiene un motor V8 con 360 caballos de fuerza y un torque de 380 lb-ft a 4,200 rpm. Esta es la camioneta para el trabajo o para la diversión.

Ya hemos dicho muchas veces que el Bolt EV es el auto eléctrico para el mundo, por menos de $30,000 dólares te puedes olvidar de poner un pie en una gasolinera, lo probamos en un circuito cerrado en donde vimos de primera mano sus técnicas de regeneración. La energía no se pierde en este carro.

Mike Stone/ Chevrolet

Lo mejor del día fue manejar el Corvette sobre el óvalo del Texas Motor Speedway: alcanzamos casi las 130 millas por hora en la recta y la adrenalina fluyó como agua en el río.

Ahora me queda claro por qué los pilotos profesionales arriesgan la vida en cada carrera y en cada calificación: la adrenalina es adictiva y pocas cosas en este mundo se pueden comparar. Tal vez el tirarse en paracaídas de un avión sea algo similar.

Pero ir en un automóvil a esa velocidad es irremplazable.

Terminamos el día con unos arrancones en un Camaro, otro de los autos insignia de Chevrolet. Ahí pudimos sentir el vértigo de la arrancada y el poder de los frenos del automóvil.

Lo he dicho muchas veces pero lo repetiré. Chevrolet está haciendo grandes automóviles y es la única marca que tiene un carro para cada necesidad.

Recomendaciones del editor