El inventor de la aerotabla tiene en sus planes un automóvil volador

automovil volador alto rendimiento franky zapata flyboard air 600x600

Después de ganar el campeonato del mundo de motos de agua y cruzar el Canal de la Mancha a bordo de una aerotabla que él mismo diseñó y construyó, el inventor Franky Zapata quiere aterrizar en la industria automotriz.

La idea del francés de 40 años parece un imposible o, en el mejor de los casos, un genial aporte a una película: vehículos deportivos voladores de alto rendimiento. Sin embargo, ya está probando prototipos y planea revelar su creación en los próximos meses.

“Necesito terminar de construir mi auto volador para presentarlo antes de fin de año. Voy a ir a casa, tomar unas vacaciones y luego, con la ayuda de mi equipo, trabajar sin parar para asegurarme de que esté listo a tiempo “, dijo a la estación de noticias francesa BFM TV luego de atravesar el Canal de la Mancha en su Flyboard Air.

La lista de compañías que se han embarcado en intentos de millones de dólares para hacer que los autos vuelen es casi interminable, pero los logros pasados ​​de Zapata lo ponen en una mejor posición que la mayoría. Además, no le interesa entrar en la pelea con con Uber por una porción del creciente segmento de taxis voladores, sino que quiere crear una máquina de alto rendimiento.

Zapata reveló que ha estado desarrollando silenciosamente durante algún tiempo un automóvil volador impulsado por una evolución de la tecnología que se encuentra en su aerotabla, y agregó que el prototipo ya ha surcado los cielos por encima de una pista de prueba.

Sin embargo, todavía no cuenta con los permisos de la autoridad aeronáutica francesa, la Dirección General de Aviación Civil (DGAC), que espera recibir a fines de agosto de 2019. Una vez con la venia administrativa, el proceso de desarrollo debería acelerarse significativamente.

Las especificaciones técnicas siguen en secreto, pero el excampeón de motos de agua explicó que el prototipo que voló sobre una pista de prueba cerca de Marsella, en el sur de Francia, funcionaba con cuatro turbinas.

La versión de producción final que planea construir utilizará 10 turbinas, un diseño que le permitirá soportar más peso e ir más rápido. Una vez en el aire, podrá navegar a velocidades de hasta 250 mph (más de 400 kmh), y tendrá un alcance de aproximadamente 70 millas (más de 112 kilómetros).

Aunque ignoramos cómo se verá o cuántos pasajeros podrá transportar, parece que la fase de diseño ha terminado. El automóvil aún sin nombre se dirigirá al taller para trabajos de pintura y ajustes menores durante la primera mitad de agosto de 2019, por lo que esperamos verlo muy pronto.

Recomendaciones del editor