Safari, el navegador que liberó a Apple de Internet Explorer

La desaparecida Macworld Expo de 2003 fue el escenario escogido por Apple para presentar a Safari, el que hoy se posiciona como el segundo navegador web más popular del mercado.

Se trataba del segundo esfuerzo de Apple en este sentido, luego del fracaso del proyecto Cyberdog de la década de los noventa.

“Safari es el navegador más rápido para Mac, y nos atrevemos a decir que muchos van a sentir que es el mejor navegador jamás creado”, aseguró Steve Jobs, el fundador y entonces CEO de Apple.

Con cerca de tres décadas a cuestas, Safari ha logrado resistir el liderazgo inicial de Internet Explorer, la arremetida de Firefox y los nuevos tiempos, encabezados por Chrome.

Aunque está limitado exclusivamente para dispositivos de Apple, una de sus grandes ventajas es su enfoque en la privacidad y la seguridad.

Bajo el yugo de Microsoft

Navegador Safari de Apple
Shutterstock

Los orígenes de Safari se remontan a 2001, cuando Apple preparaba el lanzamiento de Internet Explorer como el navegador web predeterminado en macOS.

Sí, el ahora desaparecido Internet Explorer en algún momento gozó de exclusividad en los productos de Apple.

¿Cómo ocurrió esto?

Cuando Jobs regresó la compañía en 1997, se vio obligado a resolver un complejo acuerdo de cesión de patentes con Microsoft.

Una parte del acuerdo hizo que a Internet Explorer fuese el navegador predeterminado de Mac durante cinco años.

La guerras de navegadores entre Netscape e Internet Explorer estaban en pleno apogeo; el acuerdo fue una victoria para Microsoft, pero también un problema para Apple a largo plazo.

Internet se estaba convirtiendo en una de las principales razones por las que la gente usaba las computadoras. Y cinco años significaban que Apple cedería un aspecto central de la experiencia de Mac a Microsoft.

Ciertamente Microsoft no era propietaria de Internet, pero su estrategia de “acoger, extender y extinguir” a los competidores era conocida entonces.

Se enciende la luz

Sin embargo, tal como lo hace hasta el día de hoy, Apple prefirió controlar su propio destino al diseñar la experiencia Mac desde el hardware y en adelante.

Cambiar al navegador de otra persona en cinco años podría ser un ejercicio para elegir un mal menor, por lo que Apple comenzó a trabajar en su propio navegador web mucho antes de que terminara el acuerdo con Microsoft.

Cuando la negociación con Microsoft expiró, Apple ya tenía una versión beta gratuita de Safari para descargar.

En junio de 2003, Safari llegó oficialmente a la versión 1.0. Internet Explorer para Mac ya era historia. En octubre de ese año, Safari ya era el navegador predeterminado de Mac.

Recomendaciones del editor