Apple Watch Series 6 y iPad 8ª gen: primeras impresiones

En realidad, la presentación de Apple del pasado 15 de septiembre no fue tan “descafeinada” como han asegurado muchos. Sí: todos sabemos la expectación que generan los nuevos modelos de iPhone, para cuya aparición habrá que esperar unas semanas más. Pero no olvidemos que lo que presentaron los de Cupertino el martes último fueron dos de sus productos que más consensos positivos generan, ya sea entre acólitos y detractores: el iPad y el Apple Watch, considerados como la mejor tableta y el mejor reloj inteligente que puedes comprar en la actualidad.

A pocas horas de la presentación, pudimos tenerlos en nuestras manos y, aún a falta de una revisión más exhaustiva, estas han sido nuestras primeras impresiones.

Apple Watch Series 6

Daniel Matus/Digital Trends en Español

Podemos ser enfáticos y decir que el nuevo Apple Watch Series 6 llega para mejorar un producto ya de por sí muy bueno, y no una simple iteración: el nuevo reloj viene con mejoras de hardware notables, incluido un sistema S6 (SiP) mucho más rápido y un altímetro siempre activo de próxima generación. Súmale a eso una renovada línea de colores de cajas y correas, y ya los fanáticos estarán haciendo fila este viernes 18 en las tiendas de Apple.

Con un nuevo procesador de doble núcleo –basado en A13 Bionic en el iPhone 11–, el S6 SiP actualizado se ejecuta hasta un 20 por ciento más rápido, lo cual se traduce en que las aplicaciones se inician más velozmente también. Esto no tendría mayor gracia si la batería se gastase en la misma proporción, pero la firma asegura una duración de 18 horas, lo que equivale a decir “todo el día”.

En el papel, su sistema watchOS 7 ofrece configuración familiar, seguimiento del sueño, detección automática de lavado de manos, nuevos tipos de ejercicios y la capacidad de seleccionar y compartir esferas de reloj, lo que alienta a los clientes a ser más activos, pero además extiende sus ya amplias capacidades de salud con una nueva función que mide la saturación de oxígeno de la sangre del usuario, todo con vistas a comprender mejor su estado físico y bienestar en general. Este dato (conocido por la nomenclatura “SpO2”) representa el porcentaje de oxígeno que transportan los glóbulos rojos desde los pulmones al resto del cuerpo, indicando de esta forma qué tan bien se está distribuyendo la sangre por todo el cuerpo.

El reloj utiliza un algoritmo personalizado avanzado, integrado en la aplicación Blood Oxygen, que está diseñado para medir el oxígeno entre el 70 y el 100 por ciento. Y ojo, que aplicaciones como la de frecuencia cardíaca y oxígeno en sangre podrían ser útiles para detectar signos de afecciones respiratorias, como influenza y –claro– el COVID-19. Y por favor, lee de nuevo lo dicho anteriormente: “podrían ser útiles para detectar signos de afecciones respiratorias…”. Ni nosotros ni Apple decimos que el Watch Series 6 te sabrá decir si estás infectado con coronavirus ni mucho menos.

Por lo demás, estas y otras aplicaciones deben ponerse a prueba, pero desde ya prometen, y mucho. He pasado unos minutos con el modelo 44 mm Blue Aluminum Case y, aunque por defecto se incluye la correa deportiva con cierre de clip, he usado también la nueva correa Loop trenzada, y lo cierto es que se ve muy bien. He probado algunas de las aplicaciones –el reloj exige un iPhone con iOS 14– pero evidentemente se trata de un modelo que sobresale cuando estás en movimiento, así habrá que esperar para un análisis más exhaustivo.

iPad (octava generación)

La “alineación iPad” de Apple incluye cuatro modelos, todos los cuales lideran sus respectivos segmentos. El iPad Pro (con pantallas de 11 y 12.9 pulgadas) está en lo más alto en cuanto a rendimiento y precio. El iPad mini, por su parte, puede que no nos haya enamorado en cuando a diseño, pero sí nos convenció por su precio y potencia. El pasado martes, Apple renovó sus otros dos modelos “del medio”: el iPad y iPad Air, el último de los cuales llega en octubre.

El iPad (“sin apellidos”) que llega al mercado este viernes 18 de septiembre es nada menos que la octava generación de la tableta que –podríamos decir– lo inició todo. Lo mejor: ahora es más asequible y con un poder interno que promete dejar en evidencia no solo a las tablets de la competencia, sino incluso a alguna laptop de fabricantes que no llevan el logo de la manzana mordida.

 Si bien cuando no está encendido su diseño puede parecernos no tan nuevo –más aún si lo comparamos con las imágenes que tenemos del iPad Air– los colores de la pantalla Retina de 10.2 pulgadas pronto te hacen olvidar unos biseles quizá demasiado anchos para los días que corren. Como cualquier producto Apple, es solo cosa de encenderlo, enlazarlo con tu Apple ID  y comenzar a disfrutar.

Bajo el capó, trae un chip A12 Bionic, que promete un rendimiento increíble para cosas como la edición de fotos y los juegos con uso intensivo de gráficos. Su Neural Engine (de segunda generacióm), por su parte, permite poderosas aplicaciones de aprendizaje automático. Son promesas hechas en la presentación y tendremos que pasar varias horas con el iPad para verificarlas. En cualquier caso, la compatibilidad con el Apple Pencil y el Smart Keyboard  –además de todas las funciones nuevas del sistema iPadOS 14– harán de este iPad de octava generación toda una máquina de productividad.

Daniel Matus/Digital Trends en Español

Todo lo dicho es –a priori– la primera apuesta que nos atrevemos a hacer, a riesgo de refutarnos en la posterior revisión. Con su chip, su sistema iPadOS 14 y la calidad de su pantalla, usar el iPad como una mera tableta para navegar por internet equivaldría a usar un Jeep Wrangler Rubicon para ir de la casa al supermercado. La pantalla táctil responde de maravillas, pero es con el teclado y con el Pencil con los cuales el iPad deja de ser una tableta tipo Fire HD y se acerca más a un MacBook.

Insisto: tendremos que pasar más tiempo con ella para confirmar o desmentir esta impresión, pero nos parece evidente que no aprovecharás realmente el iPad si no usas con el Smart Keyboard y Apple Pencil, los cuales –claro– se venden por separado.

Es que usarlo para leer la prensa y ver tu Facebook… ¡vamos! Sobre el papel, el chip A12 Bionic es pura potencia, con una CPU de seis núcleos y una GPU de cuatro. Ofrece un aumento del 40 por ciento en el rendimiento de la CPU y un increíble aumento del doble en el rendimiento de los gráficos en comparación con el ya rápido A10 Fusion del iPad anterior, lo que promete unos gráficos envolventes en juegos, edición sólida de fotos y videos y aplicaciones de dibujo y pintura realistas. Hemos podido “jugar” un poco con el editor de fotos y es sorprendente, sobre todo por su rapidez.

El chip A12 Bionic trae Neural Engine con capacidades  de aprendizaje automático. Con ocho núcleos, este Neural Engine es capaz de procesar hasta cinco billones de operaciones por segundo. Como lo dijimos, esta potencia se ve ya en la edición de fotografías, y debiéramos comprobarlo también en la ejecución de videojuegos y otras aplicaciones de realidad aumentada.

Por lo demás, aquellos que lleguen a este iPad desde el modelo de generación anterior notarán unos widgets rediseñados –lo mismo iPadOS 14 que iOS 14– que te ofrecen más información la pantalla de inicio. Se ven también mejoras en las aplicaciones como las barras laterales y los menús desplegables brindan un fácil acceso a más funciones de la aplicación, cosa ideal en los trabajos de edición.

Recomendaciones del editor