Por qué Perseverance usa el mismo chip que la iMac G3 de 1998

El rover Perseverance de la NASA, que hizo historia al aterrizar en la superficie de Marte, funciona con el mismo procesador usado hace más de 23 años en una computadora iMac de Apple.

El rover está equipado con el procesador PowerPC 750, el mismo chip utilizado en las ‌iMac‌ G3, las coloridas computadoras que Apple estrenó en 1998, reveló NewScientist.

El PowerPC 750 era un procesador de un solo núcleo y con una frecuencia de 233 MHz, que dista de los 5.0 GHz que alcanzan los chips modernos.

Sin embargo, una de sus características distintivas es que fue el primero en incorporar la predicción dinámica de ramas, que todavía usan los procesadores.

Con el objetivo de mejorar su eficiencia, esta arquitectura permite que la CPU decida qué instrucciones debe tratar: mientras más datos procesa, más eficiente se vuelve.

¿Cuál es la ventaja del PowerPC 750?

iMac G3 de 1998
Las iMac G3 de 1998 estaban equipados con el procesador PowerPC 750.

Según la NASA, los procesadores antiguos son los mejores para este tipo de trabajos, porque son confiables. De hecho, la nave espacial Orion también utiliza este procesador.

Matt Lemke, subdirector de Orion de la NASA, en 2014 había reconocido que probablemente el procesador sea más lento una portátil con i5 o un teléfono inteligente.

“[Pero] no se trata tanto de la velocidad sino que de la robustez y la fiabilidad. Necesito asegurarme de que siempre funcionará”, afirmó en entrevista con The Space Review citada por Gizmodo.

Algunas diferencias

La NASA realiza pruebas finales a rover Perseverance
Aunque en teoría se trata del mismo chipset, hay algunos matices entre la versión de la computadora de Apple y el de del vehículo explorador de Marte.

La principal es que el procesador de Perserverance puede soportar temperaturas que varían entre los -55 y 125 grados Celsius, y entre 200,000 y 1,000,000 de rads (unidad de radiación).

Esta protección adicional, además, implica que su valor se eleve sobre los $200,000 dólares.

Recomendaciones del editor