Skip to main content

DT en Español podría recibir una comisión si compras un producto desde el sitio

Batalla de plegables: Huawei P50 Pocket vs. Samsung Galaxy Z Flip 3

Aunque hasta hace poco todo lo relacionado con los teléfonos plegables sonaba a cantos de sirena, estos se han convertido en una realidad con muchísima proyección al futuro.

Samsung y Huawei fueron dos de los primeros fabricantes en aventurarse en este terreno sin explorar. Y aunque Samsung tiene más modelos en el mercado, Huawei comienza a ganar presencia.

En las últimas semanas, el fabricante chino presentó el Huawei P50 Pocket, su primer teléfono plegable en formato de concha. Este dispositivo es en la actualidad el rival más fuerte del Samsung Galaxy Z Flip 3 lanzado en 2021.

Probamos ambos teléfonos, así que a continuación te explicamos cuáles son las principales diferencias entre los dos, además de sus debilidades y fortalezas.

Diseño: Huawei va un paso adelante

Los dos dispositivos tienen formato de concha (en mi opinión, el más aprovechable en este tipo de teléfonos), pero haber llegado más tarde le permitió a Huawei desarrollar un dispositivo mucho más perfeccionado.

Por un lado, el pliegue del panel en el dispositivo de Huawei es mucho más sutil, y desde la mayoría de los ángulos ni siquiera te darás cuenta de que existe. En el caso del Samsung Galaxy Z Flip 3, el pliegue se nota incluso cuando se ve desde un ángulo ligeramente desviado. Además, el surco es mucho más profundo.

A la izquierda, el Huawei P50 Pocket. A la derecha, el Samsung Galaxy Z Flip 3.

Otra diferencia de construcción entre ambos la encontramos en la bisagra que permite que la pantalla se doble. En el P50 Pocket la bisagra se pliega por completo, sin dejar un espacio como sucede en el Galaxy Z Flip 3. Gracias a esto, el Huawei P50 Pocket es más delgado que el Galaxy Z Flip 3 cuando está plegado (de 15.2 mm a 15.9 mm).

El Huawei P50 Pocket (izquierda) consigue cerrarse por completo sin dejar un espacio como el Z Flip 3.

Los dos dispositivos cuentan con una pantalla secundaria con la que es posible interactuar, aunque cada una tiene sus ventajas e inconvenientes. En el caso del Z Flip 3, esta es más grande que en el P50 Pocket, por lo que es más fácil interactuar desde ella. Sin embargo, solo el dispositivo de Huawei nos permite realizar fotos y videos con la cámara principal desde este display, algo que encuentro muy útil.

Rendimiento, software y autonomía

En términos de rendimiento, ambos teléfonos están igualados. En los dos encontramos un procesador Snapdragon 888 acompañado de 12 GB RAM y 256 o 512 GB de almacenamiento.

Las diferencias llegan en los apartados de conectividad y software. El P50 Pocket carece de 5G y acceso a los servicios de Google debido al veto al que la empresa está sometida por el gobierno de EE.UU. Como mencioné en su revisión a fondo, esto no hace que el dispositivo sea menos funcional, pero sí puede ser una objeción para ciertos compradores, en especial si tenemos en cuenta su elevado precio.

En el caso de la autonomía, Huawei gana por goleada a Samsung, pues no solo conseguimos más tiempo de batería con su dispositivo, sino que también ofrece carga rápida de 40 w e incluye el cargador en la caja. El Z Flip 3 solo ofrece 15 w de carga rápida y no esperes encontrar el cargador incluido.

¿Y las cámaras?

En el Samsung Galaxy Z Flip tenemos dos cámaras de 12 MP cada una —la secundaria es una ultra gran angular— y una frontal de 10 MP. En el caso del teléfono de Huawei, hay una cámara principal  de 40 MP, una ultra gran angular de 13 MP y una hiperespectral de 32 MP.

Las imágenes con el dispositivo de Samsung son complacientes, pero no destacan en absoluto frente a los resultados que nos ofrece Huawei en la mayoría de situaciones. Sin embargo, en el caso las selfies los resultados que ofrece el teléfono de Samsung me resultan más naturales y realistas.

En el caso de las fotos en modo noche, ambos dispositivos dan resultados similares, aunque el Huawei P50 Pocket contiene mejor las fuentes de luz y ofrece más nivel de nitidez.

Conclusiones

Si bien estamos ante dos teléfonos excelentes en muchos aspectos, las diferencias entre ambos son sustanciales. El Huawei P50 Pocket es mejor en cámaras y autonomía, pero sobre todo en términos de diseño, evolución a la que está predestinada la saga Galaxy Z Flip.

Sin embargo, además de no contar con 5G y GMS, es un dispositivo demasiado costoso ($1,800 dólares), especialmente si lo comparamos con el teléfono de Samsung cuyo precio es $700 dólares menor.

Recomendaciones del editor