No me sigan más: ciudadano austriaco batalla contra Google

Un caso que puede marcar un importante precedente contra Google se está dando en Europa. Eso porque un ciudadano austriaco quiere llevar hasta las últimas consecuencias a los de Mountain View alegando que la ID de publicidad de Android en cada dispositivo de este sistema operativo son “datos personales” según lo definido por el Reglamento General de Protección de Datos (GDPR) de la UE y que estos datos se procesan ilegalmente.

Para eso, el grupo de presión de privacidad radiado en Viena, Noyb ha presentado una queja legal contra el gigante estadounidense en representación de este usuario.

Max Schrems, abogado y defensor de la privacidad de la fundación sin fines de lucro, afirmó que en este caso lo fundamental será centrarse en las “violaciones de la privacidad comercial y la protección de datos”.

navegación por gestos en Android 10

La queja contra Google, que se presentó ante la Autoridad de Protección de Datos de Austria, se basa en la afirmación de que el sistema operativo Android de Google genera la identificación publicitaria sin la elección del usuario, como lo exige el GDPR. “En esencia, compras un nuevo teléfono Android, pero al agregar una identificación de seguimiento te envían un dispositivo de seguimiento”, dijo el abogado de Noyb, Stefano Rossetti.

La queja se puede ver aquí y plantea preguntas clave sobre privacidad, elección y seguimiento. Establece que el demandante completó un formulario de contacto de Google para retirar el consentimiento para el uso de la identificación publicitaria y para objetar su procesamiento. El artículo 7 del RGPD establece que “el interesado tendrá derecho a retirar su consentimiento en cualquier momento”. El artículo 21 es un “derecho a oponerse en cualquier momento al procesamiento de los datos personales que le conciernen” para fines de comercialización y elaboración de perfiles, y luego la ley establece que “los datos personales ya no se procesarán para tales fines”.

La queja dice que no hay un “botón de consentimiento” para la identificación de publicidad. Aunque los usuarios tienen que aceptar la política general de privacidad de Google, según la queja, este consentimiento “no fue informado, específico (el interesado debe aceptar todos los servicios de Google en un solo paso), ni gratis.

La queja solicita que se ordene a Google que “elimine permanentemente la identificación de publicidad”, proporcione acceso a los datos recopilados y sea multado en base a varias infracciones de GDPR.

Google respondió a la solicitud afirmando que “en el caso de los que no son titulares de cuentas, Google no tiene los medios para verificar la identidad de los interesados ​​a partir de un ID de publicidad y, por lo tanto, no podemos tomar medidas específicas sobre la base del contenido contenido en su correo electrónico “y que” puede suspender inmediatamente el procesamiento de datos personales relacionados con su ID de publicidad restableciendo su ID de publicidad”.

Recomendaciones del editor