Niño de diez años gana el primer torneo nacional de Minecraft

Julien Wiltshire, un estudiante de 10 años de Los Ángeles, ha sido nombrado el primer Campeón Nacional de Minecraft después de derrotar a más de mil jugadores a nivel nacional en la competencia inaugural realizada en el teatro de operaciones de la Super League Gaming.

Minicraft es uno de los juegos más populares del mundo y Wiltshire encabezó la Superliga de posiciones mediante la obtención de puntos en “mods”, poniendo a prueba la creatividad de los jugadores, el pensamiento crítico y el trabajo en equipo. Todo esto se realizó durante un período de 6 semanas en 40 ciudades de Estados Unidos.

Relacionado: Microsoft y Minecraft forman a los futuros programadores

Wiltshire fue galardonado con una beca $5,000 dólares, junto con el trofeo de Super Bolt. El chico de diez años fue parte del Equipo de Seven Arrows Elementary (Siete Flechas), junto con sus compañeros de clase de Pacific Palisades en California. Los preadolescentes guerreros de Minecraft arrasaron con $10.000 en el primer torneo nacional de Minecraft, después de competir en el AMC Santa Mónica 7. El concurso tuvo lugar el pasado mes de junio.

Cada jugador tenía su propio ordenador portátil, con vista en primera persona, pero al mismo tiempo podían mirar el resto de las jugadas en las pantallas de cine. El concurso se divide en tres fases: Mayhem (libre para todo los jugadores – jugador contra jugador), Build – urbanizado (sesiones de construcción cooperativa) y Crystal Crater (juego de supervivencia). Los jugadores experimentaban estas fases tres veces, con la excepción de Cyrstal Crater, la cual solo era permitida jugar dos veces.

La mayoría de los jugadores tenían entre 6-18 años de edad. El hecho de que el ganador procedía de los pasillos de Seven Arrows Elementary es un poco más comprensible una vez que hablas con la gente en la escuela. “Muchos de nuestros niños juegan Minecraft”, comentó Margarita Pagliai, Directora de la Escuela. “Cuando se enteraron de esta nueva liga, no quisieron perder la oportunidad de competir.”

Pagliai dice que el juego ya se ha integrado en varios programas escolares de todo el mundo. Los niños están haciendo dinero jugando juegos de video que los hacen más inteligente; la edad no es más que un número y el aprendizaje no es más que un juego.