El NES Classic fue hackeado para añadir soporte a videojuegos de otras consolas

No tuvimos que esperar mucho tiempo para que la gente empezara a manipular el Nintendo NES Classic Edition, el cual fue lanzado en Norte América en noviembre del 2016.

Justo unos días después de su lanzamiento, el sistema fue modificado y se pudo añadir una versión de Ubuntu. Pero ahora, su biblioteca se expandió considerablemente.

Relacionado: Así es la Nintendo NES Classic Edition

La consola no estará limitada únicamente a los juegos que vienen con el NES. Los hackers han sido capaces de introducir el programa RetroArch en la NES Classic Edition. Se trata de un programa que puede ser utilizado para emular una gran cantidad de consolas clásicas.

Con la ayuda del RetroArch, una versión modificada de la NES tiene soporte para videojuegos como Game Boy, Super Nintendo y Sega Genesis, de acuerdo a un reporte de Nintendo Life.

Incluso, RetroArch ha habilitado videojuegos del Nintendo 64, los cuales fueron tecnológicamente mucho más avanzados que los del NES original y los del Super Nintendo.

Mario Kart 64 funciona a 20 fps (imágenes por segundo), lo cual es no ideal y Wave Race 64 es incluso peor.

El 32X, un add-on de Sega Genesis tiene ahora una biblioteca de juegos que funcionan con el NES Classic y los juegos parecen funciona de forma tan suave como lo hacen en el sistema original.

Doom funciona a 60 fps y Knuckles Chaotix también logra funcionar relativamente bien.

Hay unos problemas con algunos de los 32X ROM. Sin embargo, NBA Jam no parece funcionar del todo y lo que vemos es una pantalla negra en lugar de la cancha donde se desarrolla el juego. Y Vitual Fighter funciona con un ruido bastante molesto.

La legalidad de la iniciativa es cuestionable, ya que tecnicamente, la consola estaría funcionando con ROMs en lugar de los títulos originales con los que viene pero no podemos negar que esto es emocionante.

Relacionado: Nintendo revela los hábitos más ‘sucios’ de los jugadores de la Switch

Sin embargo, hay que tener en cuenta de que el hecho de que los Hackers puedan alterar sus productos de esta forma podría disuadir a Nintendo de lanzar productos similares en el futuro. Con acceso a Gameboy, SNES y Genesis, el sistema puede ser transformado en un super emulador y la compañía podría preferir alejarse de la piratería, especialmente ahora que lanzará una consola virtual para el Switch.