Tu próximo Uber podría no tener un conductor

Aunque servicios de transporte como Uber y Lyft continúan creciendo, a muchos todavía les resulta difícil subirse al automóvil de un perfecto desconocido. Pero, ¿te subirías a uno que no tenga conductor?

Si vives en San Francisco, pronto podrás hacerlo. Uber se ha asociado con Volvo para probar los vehículos autodirigidos XC90s en las empinadas y concurridas calles de esta ciudad.

RelacionadoUber se alía con Relatient para llevarte al doctor


La flota de SUVs será parte de un programa piloto diseñado para ayudar a Uber y Volvo a recolectar datos sobre automóviles autodirigidos. Un portavoz de la marca sueca dijo a Digital Trends que el proyecto ya comenzó. No pudo confirmar cuántos XC90s serán enviados a San Francisco, pero reveló que el proyecto será significativamente mayor que el que Uber opera en Pittsburgh.

Por ahora, solo los clientes que soliciten un UberX tendrán la oportunidad de subirse a un coche sin conductor, pero pueden pedir un chofer “real” si no se sienten cómodos participando en el programa piloto.

Los XC90 que están siendo usados para este programa fueron ensamblados junto con el modelo regular construido para los clientes, y enviado al taller de Uber, donde fueron equipados con el software de auto-conducción de la compañía. Visualmente, se destacan gracias a una serie de cámaras en el techo. De otra manera, están completamente equipados, y son más discretos que el Ford Fusion que fue sometido a pruebas en Pennsylvania.

Uber explica que los coches de prueba en San Francisco le permitirá aprender cómo su tecnología reacciona a la variedad de calles estrechas y a densidades de tráfico relativamente altas. Sin embargo, se está tomando un enfoque cauteloso para desplegar automóviles autónomos en las vías públicas. Para esto, un técnico asignado va a estar presente a lo largo del viaje en todo momento, para tomar notas sobre cómo el coche se encarga de diferentes situaciones, y para hacerse cargo en caso de una emergencia.

Uber no cree que necesitará un permiso para probar la tecnología en San Francisco, precisamente porque un técnico siempre monitoreará el auto. Sin embargo, funcionarios del estado y de la ciudad no han reaccionado todavía a esta noticia.

“Varias ciudades y estados han reconocido que las complejas reglas y requisitos podrían tener la consecuencia no deseada de frenar la innovación”, señala la compañía en un comunicado de prensa. “Nuestra esperanza es que California, nuestro estado natal y líder en gran parte del dinamismo del mundo, tenga una visión similar”.

No se ha revelado cuánto costará un viaje en un automóvil Volvo XC90, y Uber no pudo ser contactado para hacer comentarios.