La solución china al trafico podría tener problemas

El fabuloso bus elevado (TEB por sus siglas en inglés) que fue presentado en agosto pasado en China, prometía reducir las congestiones  de tráfico en las grandes ciudades como Beijing o Shanghai.

Pero un reporte reciente indica que el proyecto está muerto, después de haber llamado la atención de numerosos inversionistas.

Relacionado: Singapur tendrá buses autónomos

El único prototipo de TEB que funciona está cubierto por una gruesa capa de polvo en un hangar en la ciudad de Qinhuandao y no se mueve un milímetro desde hace meses.

Los guardas de seguridad indican que nadie se ha acercado al enorme aparato en semanas. Temen que el proyecto haya sido descartado por siempre.

“Los gerentes de la empresa no aparecen y no he podido contactarlos”, indica uno de los guardas de seguridad en una entrevista a The Shanghaiist.

En agosto, el futuro del TEB se veía bastante prometedor. El prototipo fue probado en una calle de 328 metros que la empresa Huaying Group había alquilado a la alcaldía de Qinhuandao.

Varios observadores dieron a conocer sus dudas sobre el proyecto, ya que no podría ser a su parecer integrado sin alterar en las calles de las principales ciudades. Por ejemplo, los vehículos más altos como los camiones no podrían caber debajo del “bus” ya que solamente tiene 82 pulgadas de alto. Otros indicaron que se trataba de un tren y no de un bus, ya que andaba en rieles.

Otros problemas más graves surgieron. Un mes después de haber sido probado, algunos medios de comunicación chinos reportaron que el proyecto TEB era un sueño de mentiras fabricado por el Huaying Group para estafar a los inversionistas por miles de yuanes.

Más investigaciones revelaron que la empresa ni siquiera ha empezado a construir su fábrica. De hecho, el gobierno no le ha dado el permiso para desarrollar el sitio. Los reporteros que viajaron a la ubicación de la fábrica encontraron niños jugando en un lugar donde no hay nada construido y donde no hay rastro de equipos de construcción.

Los inversionistas se alejaron del proyecto y pudieron su dinero de vuelta, lo cual dejó el proyecto sin dinero. TEB podría haber sido víctima de una campaña de desprestigio o podría haber sido un fraude desde el principio, no hay cómo saberlo.

Relacionado: Airbus desarrolla vehículos voladores para las ciudades del futuro

Lo único que se sabe con certeza es que el TEB podría nunca llegar a desarrollarse y a aliviar el tráfico de las ciudades chinas.