Los robots de Adidas llegan a USA para hacer tus próximos tenis

Los robots podrían desempeñar un papel destacado en la producción de los tenis de la marca Adidas después de que la compañía revelara esta semana más detalles acerca de sus planes para crear su primera planta de producción automatizada en los Estados Unidos.

El gigante de ropa deportiva comenzó a probar sus robots a principios de este año con una “Speedfactory” especialmente diseñada en su país de origen, Alemania.

Relacionado: ¿Nueva amenaza? Tus próximos tenis Adidas también los harán unos robots

Y ahora se propone hacer lo mismo en Atlanta. Como su nombre indica, la tecnología dentro de la Speedfactory de Adidas permitirá a la compañía fabricar productos a un ritmo mucho más rápido, ayudando a reducir el tiempo de los envíos y la llegada de los artículos a los diferentes puntos de venta.

Con una superficie de más de 74,000 pies cuadrados -1,5 veces la superficie de un campo de fútbol – un ejército de robots llegarán a la nueva instalación en Atlanta para comenzar a producir calzado a finales del próximo año.

Adidas dice que tiene un “objetivo a medio plazo” y que se trata de producir cerca de medio millón de pares al año, pero no especifica cuántos podrían hacer sus robots una vez que la planta está funcionando a pleno rendimiento. “Equipada con las tecnologías de fabricación de última generación, la fábrica de EEUU permitirá a Adidas crear productos en mayores volúmenes usando diferentes colores, materiales y tamaños,” dijo la compañía en un comunicado.

Además, esta nueva fábrica en Atlanta empleará a más de 160 personas, presumiblemente para ayudar a mantener estos robots en pleno funcionamiento. Ante la preocupación de que aumentar las líneas de producción automatizadas podría reducir los contratos en las más de 1,000 fábricas –la mayoría en Asia- que fabrican ahora productos para Adidas, la responsable de la línea de innovación tecnológica de la firma, Gerd Manz, ya avanzó el año pasado que la estrategia de estas Speedfactories es “un modelo de negocio independiente” pensado para complementar, y no para sustituir, a los fabricantes y fábricas existentes.

Con la fabricación global dirigiéndose hacia una mayor automatización, el Foro Económico Mundial augura que este proceso podría acabar con unos cinco millones de puestos de trabajo en los próximos cuatro años. Así que, será interesante ver si Manz sigue diciendo lo mismo en 2020 o si reconsidera su discurso, con el auge de Speedfactories de alta tecnología.