Nissan GT-R: velocidad, drifting… ¡y récord Guinness!

Si se desea romper un récord mundial, quizá es buena idea buscar algo poco común, para así no tener demasiada competencia. Por ejemplo, no enfocarse tanto en la velocidad que puede alcanzar un automóvil, sino en las cosas que se pueden hacer con éste a mayor velocidad…

Para muchos de nosotros, el drifting es algo que quizá tiene más que ver con el humo que con la velocidad. Pero a los de Nissan les pareció que el récord mundial Guinness para el drifting a mayor velocidad sería algo digno de realizar.

Relacionado: Nissan y Nasa se unen para crear vehículos autónomos

Por ello, metieron al campeón japonés de drifting Masato Kawabata en un modificado GT-R 2016, y lo enviaron al aeropuerto en los Emiratos Árabes Unidos para romper todos los registros.

Kawabata alcanzó una velocidad máxima de 304.96 kilómetros por hora (189.4 mph) en el Aeropuerto Internacional de Fuyaira, superando el récord anterior establecido por el piloto polaco Jakub Przygoński. Una velocidad de casi 190 mph es impresionantes, sí… Pero hacerlo mientras derrapaba hacia los lados en un ángulo de 30 grados es ya cosa de otro mundo.

El coche que Kawabata utiliza es un GT-R. Se quitó la tracción a las cuatro ruedas dejando sólo la trasera, característica casi obligatoria en drifting. El motor V6 turboalimentado de 3.8 litros se aumentó a 4.0 litros con la ayuda del tuneador japonés GReddy Trust. Esto, junto con otras modificaciones, incrementó la potencia del auto a 1,380 caballos de fuerza. Casi nada.

El aeropuerto internacional de Fuyaira fue elegido por tener una pista de 3 kilómetros (1.8 millas), la cual da el tiempo suficiente para que el coche pueda alcanzar la máxima velocidad y tener aún suficiente espacio para el drifting. Ah, y dicho sea de paso: el “show” ayudó a promover la marca Nissan en el lucrativo mercado de Oriente Medio, por supuesto.

Relacionado: Nissan transforma tres modelos para darle batalla a la nieve

El GT-R es el buque insignia de Nissan, y es interesante comprobar que la compañía japonesa ha respaldado algo que el coche nunca estaba destinado a hacer. En concepto, el GT-R es todo precisión y seguridad, no algo para ir derrapando y levantado humaredas por ahí… Pero lo cierto es que los GT-R son populares entre los drifters debido a su potencia y estatus de leyenda que posee en Japón. Nissan, en realidad, reconoce una oportunidad de Relaciones Públicas cuando la ve. Así de claro.

El actual R35 GT-R ha realizado bastantes acrobacias ‘extravagantes’, incluyendo el récord de velocidad en un lago congelado de Rusia. Y se debe recordar que un nuevo GT-R viene en camino, posiblemente con un sistema de propulsión híbrido.

Ya veremos lo que a los de Nissan se les ocurre hacer con él.