El Cadillac XT5 2017 está muy bien, pero no sabemos aún si pasará a la historia

Hace años que Cadillac tuvo que asumir una de las más implacables leyes de la vida adulta: renovarse, o morir. Aplicada fundamentalmente a la industria del show Business, en los fabricantes de automóviles es una necesidad fundamental, la cual viene a poner a prueba su salud como empresa.

Cadillac entendió esto y se puso manos a la obra, aún cuando había perdido un tiempo precioso, y la marca se asociaba a viejos autos que aparecían en películas de los ’50 y ’60. Pero Cadillac hizo bien sus tareas, y dio al público magníficos sedanes, como el ATS, CTS y CT6. Pero, a pesar de esto, todavía su vehículo más vendido es el crossover SRX. Entonces, el XT5 (sustitución del SRX) será sin duda el modelo más importante de Cadillac. Y sí, lo es, pero… ¿es también el más valioso?

Relacionado: Cadillac utilizará la realidad virtual para vender autos

Cadillac sabe muy bien cómo construir un chasis brillante. El fabricante de lujo presenta una nueva arquitectura modular con el XT5. En comparación con el SRX saliente, el XT5 se libera de 300 libras, es decir, el Caddy es 600 libras más liviano que uno de sus rivales más encarnizados, el Mercedes-Benz GLE350. Como beneficio adicional, Cadillac dice que el ligero chasis está diseñado para hacer las funciones de una jaula de seguridad (del tipo auto de carreras), con una estructura resistente, rígida, que mejora muchísimo la seguridad en caso de accidente.

El Cadillac XT5 ofrece un sistema de doble embrague de tracción total (AWD) con la tecnología de vectorización del par, además de tres modos de conducción: Tour, Sport y Snow/Ice . Cada ajuste cambia la distribución de la energía, aunque se mantiene la posibilidad de utilizar las cuatro ruedas motrices, si es necesario. Mientras que la opción de tracción total ($2,495 dólares extras) añade peso al vehículo, por no ser un sistema permanente hace que el XT5 consuma menos combustible cuando no se usa la tracción adicional.

El motor del XT5 es un V6 de 3.6 litros de aspiración natural, dirigido por una transmisión automática de ocho velocidades. Independientemente del modo que se elija, el XT5 produce 310 caballos de fuerza y 271 libras-pie de torque, y está disponible con palancas de cambio al volante (paddle) montada de forma manual a través de cada engranaje.

Vista por fuera, se debe decir que existe una completa contradicción entre la parte delantera y la trasera del XT5. En efecto, la facia es quizá una de las más atractivas que se pueden ver actualmente en el mercado, aunque a medida que se mira para atrás, la cosa cambia, haciéndose cada vez más tradicional, y terminando en una parte trasera francamente aburrida. En color negro azabache, el XT5 se las arregla para destacar sus rasgos exteriores, incluida la firma de Cadillac en LED. Pero en otros colores, los encantos pierden eficacia.

Si el exterior no nos vuelve locos, tenemos aún esperanza en el interior. Y se debe decir que dentro de la cabina del XT5, Cadillac ha conseguido uno de los interiores más aerodinámicos, dignos de cualquier oferta de lujo. Cuero flexible, madera real, superficies de metal pulido. Y todo sin sobrecargar el diseño.

Relacionado: Impresiones: Cadillac CT6 2016

La última versión de la unidad de información y entretenimiento de Cadillac es rápida, intuitiva, e incluye Apple CarPlay y Android Auto, además de un Hotspot LTE 4G. La resolución de la pantalla y la facilidad de uso no se ajustan a los sistemas como el módulo de comando de Mercedes-Benz, pero no hay mucho más que criticar.

Al igual que sus principales rivales, incluyendo el BMW X3, el Audi Q5, el Lexus RX, y el Porsche Macan, el XT5 sólo viene en una configuración de cinco plazas. A diferencia de su competencia, el XT5 ofrece un amplio espacio para las piernas de los pasajeros traseros y 30 pies cúbicos de espacio de carga con los asientos traseros, o 63 pies cúbicos cuando se guardan.

En fin: La competencia es bestial (con Mercedes, especialmente), y se necesita de toda la fuerza y el buen hacer para ganar la batalla. Los vehículos extranjeros han copado las calles y el gusto de los americanos, y a estas alturas, se debe hacer uso de algo más que patriotismo para volver al sitial en que se estaba. Cadillac ha hecho un muy buen trabajo con su XT5. Veremos ya después la respuesta del gran público, que nunca se equivoca.