Impresiones del videojuego Wolfenstein: Youngblood de Bethesda

Wolfenstein: Youngblood junta la acción y la exploración en cooperativo

wolfenstein youngblood impresiones 3

Dos mellizas luchan contra el régimen nazi en Wolfenstein: Youngblood.

Lo bueno

    Modo cooperativo
    Nuevas formas de explorar escenarios
    Historia que mantiene la calidad de juegos anteriores

Lo malo

    Armas se sienten familiares
    Todavía no se sabe cómo evolucionará el cooperativo

Bethesda reunió las fuerzas de MachineGames y Arkane Studios para traernos Wolfenstein: Youngblood durante E3 2019 con una demo jugable en cooperativo. En el mismo, transcurriendo luego de los acontecimientos de Wolfenstein 2: The New Colossus, utilizaremos a las hijas mellizas de B.J. Blazkowicz mientras siguen el paradero de su padre al desaparecer de un momento a otro. El rastro las lleva a París, lugar que continúa bajo el régimen de los nazis.

Si no has estado al tanto de los últimos títulos de Wolfenstein, los mismos transcurren en una realidad en la que los nazis ganaron la segunda guerra mundial, y han estado al poder desde entonces. Además de eso, sus avances tecnológicos los llevaron a crear todo tipo de armamento y fuerzas robóticas. B.J. Blazkowicz fue el protagonista hasta el momento, luchando a diestra y siniestra contra los nazis que estaban en la cima para quitarle poder al régimen.

El desenlace de The New Colossus invitaba a todos a unirse a la resistencia, pero años después las cosas han cambiado. Ahora, B.J. y su pareja son mucho más grandes, entrenando y cuidando a sus dos hijas ya adolescentes. Durante la demo jugable vimos bastante contenido de cinemáticas, las cuales tendrán también su protagonismo para mostrar más sobre las relaciones entre los personajes, sus problemas y lo que hacen para sobrevivir en estos tiempos de guerra.

En el caso de las mellizas, por ejemplo, se las mostraba bastante inseguras sobre asesinar nazis. Si bien toda su vida fueron entrenadas para hacerlo, ambas se frenan al momento de enfrentarse al primero en su misión de encontrar a su padre. Zofia vomita ante el momento en que su hermana Jessica le vuela la cabeza con un arma en un momento de desesperación, pero luego ambas juntan las fuerzas para encarar lo que se viene. Y, tal como te lo imaginas, Wonfenstein: Youngblood presenta la acción ante todo.

Tomando todo lo que ya conocíamos del gameplay en títulos anteriores, ahora todo se multiplica gracias a la posibilidad de jugar esto en cooperativo de forma online, aunque la posibilidad de jugar Youngblood en solitario también es posible. Los escenarios se adaptan muy bien a esto, con salones grandes y pasillos en ambos lados para que cada uno vaya en compañía o por separado, cubriendo más territorio y encontrando así más secretos o provisiones.

Las armas que probamos se alinearon bastante a lo que ya conocemos, como rifles de asalto, pistolas y escopetas. Cada una tiene su toque Wolfenstein, claro, pero la diferencia aquí está en las habilidades que pueden utilizar las dos protagonistas y del enfoque en elementos de RPG, como la importancia de mostrar el nivel de los enemigos al lado de sus nombres. Esta progresión es algo que no pudimos ver en detalle durante la demo, pero sin dudas representa un salto importante luego de The New Colossus, en donde los árboles de habilidades eran desbloqueados mientras jugabas, pero todo quedaba en un segundo plano ofreciendo principalmente mejoras permanentes de daño o movimiento.

El otro aspecto interesante es el toque de Arkane Studios, los creadores detrás de Dishonored. Esta franquicia se destacó por su exploración, ofreciendo habilidades que nos permitían movernos entre diferentes niveles de altura, ya sea corriendo por callejones o saltando hacia habitaciones secretas que estaban detrás de una ventana en un edificio. El primer escenario que probamos era más que nada lineal, pero ya el segundo situado en las calles de París invitaba a que ambos jugadores recorrieran por su cuenta, ganando territorio y buscando rutas alternativas para derrotar nazis.

Wolfenstein Youngblood, además de seguir la historia tan sólo unos años después, parece traer los elementos suficientes para agregar variedad a la fórmula que tan bien sirvió este tiempo. Sin dudas el componente cooperativo es de lo más interesante, y queda esperar a ver qué tanto explotarán esto durante el juego final.

Recomendaciones del editor