Alianza de Sony y Epic Games anticipa “experiencias únicas”

Como una forma de anticipar la llegada de la consola PlayStation 5, el fabricante japonés Sony anunció una inversión de $250 millones de dólares para ingresar con una participación minoritaria en Epic Games, el estudio responsable del popular juego de supervivencia y batalla real Fortnite.

La inversión consolida la relación entre las dos compañías y refuerza la misión compartida de avanzar en materia de tecnología, entretenimiento y servicios en línea, declararon Sony y Epic Games en un comunicado conjunto.

En mayo de 2020, ambas empresas habían entregado un anticipo de cómo funcionaba el poderoso motor de juegos Unreal Engine 5 desarrollado por Epic Games en una Playstation 5 de Sony, que llegará al mercado a fines de 2020.

unreal engine 5
Exhibición del motor Unreal 5 de Epic games en una PS5

Según Epic Games, Unreal Engine 5 ofrece un renderizado dinámico, lo que permite a los desarrolladores colocar objetos complejos con millones de polígonos, apoyarse en el motor para determinar qué tan intrincado se puede representar el objeto en pantalla.

Experiencias únicas

El objetivo del negocio entre Sony y Epic Games es “ampliar su colaboración” para “crear experiencias únicas para consumidores y creadores”, añadieron las compañías.

“La poderosa tecnología de Epic en áreas como los gráficos los coloca a la vanguardia del desarrollo del motor de juego con Unreal Engine y otras innovaciones. No hay mejor ejemplo de esto que la revolucionaria experiencia de entretenimiento, Fortnite”, enfatizó Kenichiro Yoshida, presidente y CEO de Sony Corporation.

En tanto, el fundador y CEO de Epic Games, Tim Sweeney, declaró que el negocio crea una “intersección de la creatividad y la tecnología”, precisando que “compartimos una visión de experiencias sociales en 3D en tiempo real que conducen a una convergencia de juegos, películas y música”.

Con más 350 millones de cuentas y 2,500 millones de conexiones de amigos, Fortnite es uno de los juegos más populares en todo el mundo.

Recomendaciones del editor