Revisión del videojuego Slay The Spire en Nintendo Switch

Slay The Spire presenta una baraja de experimentación y posibilidades

Slay The Spire es adictivo, innovador, y refrescante en cada partida.

Lo bueno

    Sistema innovador
    Balance perfecto
    Las cartas siempre presentan una mejora
    Un largo camino y rejugabilidad

Lo malo

Tal vez la variedad de personajes y modos de juego es acotada

Puntaje

9

Múltiples estudios de videojuegos han experimentado incorporando cartas físicas a un plano digital. Títulos como el reciente SteamWorld: Quest son testigos de ello, pero mientras que varios proyectos salían a la luz, uno en particular venía creando una comunidad inmensa detrás. Su nombre es Slay The Spire, desarrollado por Mega Crit Games y distribuido por Humble Bundle, y ya puede ser disfrutado en Nintendo Switch.

El juego forma parte de la familia de los roguelikes, por lo que siempre habrá nuevas sorpresas esperando en cada partida. Al comenzar, podemos escoger entre jugar de manera normal, en la que se generarán niveles de manera aleatoria, o con un desafío diario, algo implementando en varios juegos del estilo. Esto es básicamente lo mismo, con la diferencia de que se trata de una sola versión por día disponible que es igual para todos los jugadores. En conjunto con una tabla de puntajes, los lleva a competir entre todos para ver quién logra llegar más lejos.

Por otro lado, también deberás elegir un personaje de un total de tres, aunque los dos adicionales tienen que ser desbloqueados luego de haber jugado algunas partidas. Una vez que estamos listos, se nos asignará un mazo de cartas que es propio del personaje, y comenzaremos a optar los caminos que tomaremos en el mapa para enfrentar a The Spire al final del camino.

Cartas, azar y poder en nuestras manos

Dicho mapa es esencial para la exploración, y se destaca por una guía de símbolos. Las salas pueden contener un enemigo común (o varios), un jefe, un campamento (donde podemos elegir entre descansar para recuperar vida o mejorar una de nuestras cartas), una tienda (donde encontraremos cartas, pociones e ítems), o un evento sorpresa, el cual puede ser desde una situación que es resuelta con opciones de diálogo, un grupo de bandidos o un enemigo formidable.

La manera en la que está trazado el mapa nos permite seguir los caminos hasta el fin del área, por lo que siempre sabremos el tipo de sala al que estaremos por entrar con anticipación. Muchas veces en las que estaba corto de vida intentaba buscar un camino que me asegurara al menos dos campamentos para descansar, pero cuando mis bolsillos estaban vacíos o quería un desafío, también tenía la opción de enfrentarme a criaturas difíciles.

El gameplay se presenta por modalidad de turnos, en los que podemos jugar hasta un máximo de seis cartas. Hay dos mazos, uno del que saldrán las cartas en cada turno, mientras que del otro recibiremos las que no usemos o descartemos a propósito.

Cada carta tiene su propósito y hay -literalmente- cientos de variables.

Cada carta tiene su propósito y hay -literalmente- cientos de variables con los que podemos experimentar. Algunas se tratan de meros ataques, mostrando exactamente el número de daño por defecto que hará. Otras son habilidades, desde agregarse números de defensa (algo que haremos a menudo para intentar bloquear ataques) hasta invocar más cartas de la baraja.

Pero luego se van volviendo aún más complejas, invitándonos a pensar estrategias para aprovechar el poder en nuestras manos al máximo. En varias ocasiones la partida parecía perdida por completo, pero gracias a una pizca de azar y hacer matemáticas con el daño que podía causar en ese turno, logré derrotar a un enemigo que estaba por acabar con mi vida. En otros casos, no hay otra opción más que jugar a la defensiva, tratando de crear un escudo que sea igual o mayor que el daño que estamos por recibir.

Slay The Spire se vuelve más y más complejo con el tiempo

Es fácil dejarse llevar por esta dinámica, y lo que Slay The Spire logra con creces es siempre recompensarte de una forma justa. Luego de cada batalla, obtendremos oro, algún ítem si tenemos suerte, y la posibilidad de elegir entre tres cartas nuevas para agregar una en nuestra baraja mazo. Claro que esto sigue siendo aleatorio, y es común ver una carta repetirse de vez en cuando, pero no puedo recordar una vez en la que no obtuviera algo que me servía. Las ocasiones en las que una carta llegaba en el momento indicado para complementar con mi baraja en ese momento fueron varias, y más que satisfactorias.

revision slay the spire 3

Otro aspecto que vale indagar son los eventos aleatorios que mencionamos más arriba. Se tratan de microhistorias que agregan un poco de sustento al lore general de Slay The Spire, sin extender su estadía más de lo que deberían, pero siendo igualmente un buen toque. Por dar algunos ejemplos, una vez el personaje se topó con una criatura que portaba seis máscaras, y le daba la opción de someterse a un pacto a cambio de una gran recompensa. En otro, la tentación venía por parte de un culto de personas encapuchadas que encontrábamos en un callejón.

Tanto los resultados positivos como los negativos son siempre mostrados por las opciones de diálogo y acciones que se muestran, y en muchos de los casos podemos simplemente ignorar lo que se nos presenta. En uno dejé llevarme por la tentación, pasando a formar parte de un ritual bastante sospechoso. Mi personaje terminó dando una ofrenda de sangre cortándose su mano, perdiendo así vida pero obteniendo una reliquia que luego probó ser fundamental para lo que siguió. Pero no hay cambios muy grandes más allá de las estadísticas, a menos de que tengas la mala suerte de contraer una maldición.

Se trata de un juego muy accesible y llevadero, pero se vuelve cada vez más complejo a lo largo del tiempo, y mientras más progresemos. Después de las primeras horas e intentos fallidos, es muy fácil comenzar a pensar cada movimiento, buscando estrategias y calculando nuestros pasos por delante. Mega Crit Games logró un balance prácticamente perfecto, donde cualquier jugador puede tomar las riendas y ser absorbido por su sistema de cartas. Tanto para el jugador como para el personaje principal, lo difícil es lograr salir de allí.

Recomendaciones del editor