Review de la Xbox Series X: valió la pena la espera

Después de cerca de siete años, finalmente tenemos en nuestras manos una nueva consola de Microsoft. En la edición de este año, la compañía se enfocó en algunas diferencias que en general servirán para enriquecer nuestra experiencia al jugar. No lo cambiaron todo porque, simplemente, había cosas que no necesitaban mejorar. También se tomaron medidas para que los juegos de consolas anteriores funcionen sin problemas en esta.

Detalle de la consola Xbox Series X
Microsoft

El hardware

Microsoft ha optado por un diseño diferente para esta consola, que por primera vez en una Xbox, es vertical. Sin embargo, en última instancia es el usuario quien decide si prefiere mantenerla en su estado natural –de pie- o si la utiliza horizontalmente.

Una consola Xbox Series X y un control
Microsoft

Tiene el ventilador en la parte superior de la consola. A pesar de esto, el equipo no hace ruido alguno; no escucharás nada además del juego que estés usando.

En el caso del control –a diferencia de la consola- no se realizaron grandes cambios, pues el control de la Xbox One ya era genial. La única diferencia notable es el botón de compartir ubicado en el centro, además del D-pad, que parecería ser un híbrido entre el del control estándar de la Xbox One y del Elite. ¿Es una mejora, o un paso atrás? Eso dependerá de tus preferencias personales. Y, claro, necesitas baterías para usarlo.

La experiencia al jugar

El control de la consola Xbox Series X
Microsoft

En lo relacionado con los menús de la Xbox Series X, prácticamente no hay ningún cambio junto a los de la Xbox One S. Aunque los de la consola anterior ya eran buenos, es algo extraño que no haya modificación perceptible en esta. Puedes desplazarte hacia abajo para encontrar lo que es tendencia en Xbox Live, y para ver si tus amigos están en línea, igual que en la Xbox One, se oprime el botón Guía.

La diferencia más importante que pude observar al jugar es lo rápido que todo carga. Es tan veloz que en ocasiones la espera no se siente en absoluto. Los juegos también fluyen de manera ágil; a menos que estés jugando en línea, no notarás ningún rezago.

En cuanto a los títulos de Xbox One que probamos en esta consola, se sintieron tan bien como en su consola original, si no es que mejor. Si tenías juegos digitales en tu Xbox One, puedes simplemente descargarlos en la Series X. La experiencia no te decepcionará.

Retrocompatibilidad

A la Xbox siempre le ha ido bien en el tema de la retrocompatibilidad, y en el caso de la Xbox Series X es aún mejor. Todos los títulos de Xbox, Xbox 360 y Xbox One (a excepción de un puñado que requieren Kinect) podrán jugarse en la Xbox Series X. Poder utilizar juegos de tus consolas viejas en una nueva que es mucho más veloz es algo que sin duda alguna muchos gamers disfrutarán.

La Xbox Series X te ofrece una experiencia de juego mejorada, sin cometer el error de cambiar las cosas que ya eran geniales.

Especificaciones técnicas Xbox Series X

  • PROCESADOR: CPU Zen 2 personaliza de 8 núcleos a 3,8 GHz (3,66 GHz con SMT)
  • GPU de 12 TERAFLOPS, 52 CU a 1,825 GHz con RDNA 2 personalizada
  • Tamaño de troquel SOC. 360.45 mm
  • Proceso. Mejorado de 7 nm
  • MEMORIA Y ALMACENAMIENTO: GDDR6 de 16 GB con bus de 320 bits de ancho
  • Ancho de banda de la memoria. 10 GB a 560 GB/s, 6 GB a 336 GB/s.
  • Almacenamiento interno. SSD NVME personalizado de 1TB
  • Rendimiento de E/S. 2,4 GB/s (sin formato), 4,8 GB/s (comprimido, con bloque de descompresión de hardware personalizado)
  • Almacenamiento expandible. La compatibilidad con la tarjeta de expansión Seagate de 1 TB para Xbox Series X|S coincide exactamente con el almacenamiento interno (se vende por separado). Compatibilidad con disco duro externo USB 3.1 (se vende por separado).
  • FUNCIONALIDADES DE VIDEO: Resolución de juego. Auténtico 4K
  • Alto rango dinámico. HDR de hasta 8K
  • Unidad óptica. 4K UHD Blu-ray
  • Objetivo de rendimiento. Hasta 120 FPS
  • Características HDMI. Modo automático de baja latencia. Frecuencia de actualización variable HDMI. AMD FreeSync.
  • FUNCIONALIDADES DE SONIDO: Dolby Digital 5.1
  • DTS 5.1
  • Dolby TrueHD con Atmos
  • L-PCM de hasta 7,1
  • PUERTOS Y CONECTIVIDAD: HDMI. 1 puerto HDMI 2.1
  • USB. 3 puertos USB 3.1 Gen 1
  • Red inalámbrica. Banda dual de 802.11ac
  • Ethernet. 802.3 10/100/1000
  • Accesorios de radio. Radio inalámbrica Xbox de doble banda dedicada.
  • DISEÑO: console sketch
  • Dimensiones 15,1 cm x 15,1 cm x 30,1 cm
  • Peso 4445 gramos

*Jordi García, gamer de 15 años, contribuyó para esta revisión.

Recomendaciones del editor