Milicia de Israel usa control de Xbox para manejar tanques

En Israel parece existir una delgada línea roja entre manejar un vehículo militar y estar jugando una simulación en una plataforma de videojuegos, eso al menos ha quedado de manifiesto luego de que un reportaje de The Washington Post, indica que las Fuerzas Armadas de ese país están probando un nuevo tanque que funciona con avanzada tecnología y que ocupa un control de Xbox para guiar sus pasos.

El tanque en cuestión lo desarrolló Israel Aerospace Industries (IAI), y la explicación más coherente hasta ahora para la curiosa inclusión del mando de Microsoft llegó tras varios encuentros de la compañía con soldados activos de la Fuerza de Defensa Israelí junto a civiles adolescentes.

La idea es entusiasmar a las nuevas generaciones para que se puedan enrolar al Ejército. Sin embargo, nos plantea el dilema ético sobre en qué momento vemos a la guerra o a los enfrentamientos de Defensa como un videojuego estilo Fortnite.

Pero no es el único elemento de tecnología cotidiana presente en el manejo de este tanque, ya que el prototipo también presenta tablets grandes para mostrar información que sería común en cualquier shooter moderno en primera persona, como un mapa, suministros de munición y armamento disponible.

xbox militar

El coronel Udi Tzur, se refirió a las sensaciones que dejó en los soldados que probaron el sistema:

“No es exactamente como jugar a Fortnite, pero parecido, y sorprendentemente llevan sus habilidades a la efectividad operativa en muy poco tiempo. Te diré la verdad, no pensé que se pudiera funcionar tan bien y tan rápido”, sostuvo.

Meir Shabtai, gerente general de las operaciones de sistemas robóticos del IAI, también habló de las facilidades que presenta un sistema donde se utiliza un mando de Xbox.

“Conocen exactamente la posición de esos botones, y pueden alcanzar un rendimiento mucho mejor con ese sistema. El controlador es solo la interfaz, la idea es presentar una tecnología sofisticada de una manera que puedan manejar”, concluyó.

Veremos en cuánto queda “Game Over” este experimento.

Recomendaciones del editor