Guía para Final Fantasy XIV Shadowbringers – Dungeon Dohn Mheg

Cómo sobrevivir a Final Fantasy XIV Shadowbringers - Dungeon Dohn Mheg

Dohn Mheg es el segundo calabozo que encontrarás en tu aventura de Final Fantasy XIV: Shadowbringers. Si viste las previsualizaciones en vivo de Square Enix antes del lanzamiento oficial, probablemente ya conoces mucho de Final Fantasy XIV Shadowbringers – Dungeon Dohn Mheg. Este paraíso submarino no es tan maravillosamente mágico como parece. Siendo el dominio de las criaturas místicas de Il Mheg, es el límite del terror disfrazado de diversión. En esta guía de Final Fantasy nos centramos solo en las estrategias y tácticas de los jefes. Los otros mods, aunque bastante poderosos, no son muy importantes. Solo avanza a través de ellos y derrota a los jefes.

Aenc Thon, el señor de la mirada persistente

Aenc Thon será tu primera rival en Final Fantasy XIV Shadowbringers - Dungeon Dohn Mheg
Aenc Thon será tu primera rival en Final Fantasy XIV Shadowbringers – Dungeon Dohn Mheg.

Esta rana nos dará un poco de su nombre. El asunto comienza de la misma forma, con el mismo martillo de juguete que vimos en los tanques paralizados en Heavensward: The Antitower. Acaba con su energía, sin embargo, y las cosas pronto se pondrán peor.

El ataque principal de Aenc Thon se produce después de atacarte con Hydrofall, con la que invocará burbujas de color naranja, y Laughing Leap, que tiene un funcionamiento similar. Tras ello se instalará en el centro de la arena para lanzarte Landsblood: tras recibir dos oleadas del bastón de Aenc Thon, la onda emitida por este movimiento crea géiseres, que provocan un daño importante. Estas erupciones son más grandes de lo que parecen y cada una generará más géiseres, así que mantente alejado y debes reposicionarte sobre los que ya explotaron, porque no se producen dos erupciones en el mismo lugar.

Griaule

Griaule será el segundo enfrentamiento que tendrás en Final Fantasy XIV Shadowbringers - Dungeon Dohn Mheg
Griaule será el segundo enfrentamiento que tendrás en Final Fantasy XIV Shadowbringers – Dungeon Dohn Mheg.

Los fanáticos de Pokémon reconocerán esta bestia. Griaule engaña un poco con Fodder, un hechizo que generan una serie de elementos que se unen Griaule y que aumentan su poder y tamaño. Estos elementos los puedes interceptar rompiendo la cuerda entre el jefe, pero no podrás hacerlo con todos. En el intertanto, Griaule lanzará Tiimbeeer para provocar un daño de zona (AOE) al equipo. Si quieres probar algún tipo de modo de desafío, deja que Griaule se entusiasme. “Los curanderos se ajustan”, dicen.

Entre estas fases de Fodder, Griaule intentará dividir a los jugadores con su ataque de Swinge, arraigándolos a todos junto a Coiling Ivy. Puedes liberarte de estos ataques con mago blanco Assize o un hechizo similar, que limpiarán el campo.

Aenc Thon, el señor de la marcha larga

Aenc Thon regresará por la revancha en Final Fantasy XIV Shadowbringers - Dungeon Dohn Mheg.
Aenc Thon regresará por la revancha en Final Fantasy XIV Shadowbringers – Dungeon Dohn Mheg.

Después de aventurarte a través del castillo mágico que flota en el lago, Aenc Thon regresará para la revancha. Ahora, una rana larga que esperamos que aterrice e un sitio no adecuado para el trabajo, cambió el bastón de caramelo por un arco de violín. Uno de sus ataques, el Virtuosic Capriccio, provoca daño de zona (AOE), el Imp Choir exige desviar la mirada, y el Toad Choir es un ataque general que querrás evitar, a menos que quieras unirte a su tropa de ranas.

Tras saltar a la parte trasera del área, Aenc Thon ejecuta el Funambulist Fantasy, creando una enorme brecha en el centro. Sigue cuidadosamente el camino delgado en dirección al jefe, entra al interior de su escudo y dispárale hasta eliminarlo, antes de que tenga la oportunidad de lanzar el Finale.

Succeed y Aenc Thon se unirán y tomarán una nueva forma. Uno de los veteranos que habrás visto antes. Evita los ataques a distancia de este nuevo enemigo, los golpes de tentáculos y algunos vómitos, y estos se devolverán a Aenc Thon para que lo aniquiles.

Recomendaciones del editor