La computadora Amiga 500 de Commodore vuelve en formato mini

En octubre de 2020, la compañía Retro Games reveló que trabajaba en una versión mini de la Amiga 500 de Commodore sin dar mayores detalles, pero ahora por fin la anunció de manera oficial. Se trata de una versión “reimaginada con licencia completa” de la computadora de 16 bits lanzada en 1987.

Para seguir el camino de la consola más reciente de Retro Games: TheC64 Mini, que es la versión mini de la Commodore 64, el nuevo producto no puede ocupar “Commodore” en su nombre, así que ha sido llamado TheA500 Mini.

La consola vendrá con 25 títulos del extenso catálogo de Amiga, y si bien la lista completa aún no ha sido revelada, estos son algunos de los juegos integrados:

  • Alien Breed 3D
  • Another World
  • ATR: All Terrain Racing
  • Battle Chess
  • Cadaver
  • Kick Off 2
  • Pinball Dreams
  • Simon The Sorcerer
  • Speedball 2: Brutal Deluxe
  • The Chaos Engine
  • Worms: The Director’s Cut
  • Zool: Ninja Of The Nth Dimension

Esos son algunos de los títulos preinstalados, pero las posibilidades no acaban ahí. La consola permitirá que los jugadores carguen sus propios juegos a través del puerto USB incluido con soporte para WHDLoad.

En lugar de simplemente emular a la Amiga 500, el hardware puede ejecutar el Chipset Mejorado (ECS) que se encuentra en la Amiga 500 Plus, una versión más avanzada de la computadora lanzada en 1991. También incluye la arquitectura de gráficos avanzada (AGA) de la Amiga 1200.

La consola TheA500 se lanzará a comienzos de 2022 y se espera que su precio sea de $140 dólares. El paquete también incluye el ratón característico de la computadora original, un control similar al de la Amiga CD32 y un cable HDMI. Además, se le puede conectar un teclado de PC.

Al igual que otras consolas retro, TheA500 tendrá la opción de guardado para continuar el juego más tarde donde sea que lo dejes. Asimismo, permitirá configurar la frecuencia de actualización a 50 o 60 Hz, y ofrecerá opciones de escala y filtro CRT para darle un toque retro.

Recomendaciones del editor