Skip to main content

Tesla vende un micrófono para karaoke y se agota en una hora

Como parte de la campaña comercial alusiva al Año Nuevo chino, que corresponde al tigre, Tesla lanzó a la venta un conjunto de micrófonos diseñados para ofrecer una experiencia de karaoke al interior de sus autos.

Los micrófonos, llamados TeslaMic, se vendieron en la página de Tesla en China por unos 1,150 yuanes, equivalentes a alrededor de $180 dólares. Sin embargo, en redes sociales usuarios dijeron que estos aparatos se agotaron en apenas una hora.

TeslaMic is a hot seller. Sold out 1 hour after launch. Now this scalper is selling it for 3300 CNY. https://t.co/k50j3y8VQo pic.twitter.com/0DCnd3u5dr

— Ray4Tesla⚡️🚘☀️🔋 (@ray4tesla) January 29, 2022

Varias de las compras fueron realizadas por revendedores, que ofrecen los micrófonos al triple, alcanzando un precio por encima de $500 dólares.

Por extraño que parezca el frenesí por un conjunto de micrófonos, la expectativa era previsible en un país en el que el karaoke es más que una actividad recreativa.

En China y otros países de Asia como Japón, el karaoke es visto como un sitio donde las personas pueden liberar sus sentimientos.

Los karaokes en China, también conocidos como KTV o ka-la OK, suelen estar ubicados en edificios gigantescos, y a diferencia de la tradición occidental, en el que el plan es ir a cantar en compañía de amigos, los chinos acostumbran rentar habitaciones donde pueden cantar en solitario.

Los karaokes son esenciales en la cultura popular de China.

“La gente en China no puede expresar sus emociones directamente. Incluso, después de un largo periodo de relación con tu pareja, te resulta difícil decirle que la quieres, por el karaoke nos ayuda a expresar indirectamente lo que sentimos”, contó a El Espectador un joven chino de 30 años que trabaja en una compañía telefónica.

Si los karaokes en China están pensados para ser experiencias privadas, qué mejor que hacerlo dentro de un auto que puede conducirte a salvo a casa mientras dedicas una canción a esa persona especial.

Recomendaciones del editor