Skip to main content

Increíble hallazgo en Stonehenge: pozos subterráneos

Un importante descubrimiento realizaron un grupo de investigadores de las universidades de Gante en Bélgica y Birmingham en Inglaterra: cientos de posibles grandes pozos prehistóricos, y miles de más pequeños, en el corazón de las ruinas de Stonehenge.

El hallazgo data de más de 10,000 años atrás y posiblemente fue utilizado por recolectores y cazadores en el Mesolítico temprano. Tienen 4 metros de ancho y 2 metros de profundidad.

Estos resultados se lograron combinando, de manera única, el primer estudio extenso de inducción electromagnética realizado en el paisaje de Stonehenge con evidencia de más de 60 pozos geoarqueológicos, 20 excavaciones arqueológicas específicas y análisis generados por computadora de miles de características del subsuelo, como pozos, revelados por los datos geofísicos.

Philippe De Smedt, profesor asociado de la Universidad de Gante, dijo: «el estudio geofísico nos permite visualizar lo que está enterrado debajo de la superficie de paisajes enteros. Los mapas que creamos ofrecen una vista de alta resolución de la variación del suelo subsuperficial que se puede orientar con una precisión sin precedentes. Usando esto como una guía para muestrear el paisaje, tomando ‘biopsias’ arqueológicas de depósitos subterráneos, pudimos agregar significado arqueológico a las complejas variaciones descubiertas en el paisaje».

Por su lado, Henry Chapman, profesor de arqueología de Birmingham agregó que, «Cuando se usan correctamente, los sensores geofísicos no «mienten». Representan una realidad física. Convertir esa realidad observada en conocimiento arqueológico, sin embargo, no es un proceso sencillo. Como arqueólogos, necesitamos información sobre aspectos como la cronología y la función como base para comprender el comportamiento humano pasado. Ese rompecabezas contiene piezas que solo se pueden recuperar a través de la excavación».

Paul Garwood, profesor titular de Prehistoria en la Universidad de Birmingham sostuvo por otro lado que, «lo que estamos viendo no es una instantánea de un momento en el tiempo. Los rastros que vemos en nuestros datos abarcan milenios, como lo indica el marco de tiempo de siete mil años entre los pozos prehistóricos más antiguos y los más recientes que hemos excavado. Desde los cazadores-recolectores del Holoceno temprano hasta los habitantes posteriores de la Edad del Bronce de granjas y sistemas de campo, la arqueología que estamos detectando es el resultado de una ocupación compleja y siempre cambiante del paisaje».

Finalmente, el Dr. Nick Snashall, arqueólogo del sitio del Patrimonio Mundial de Stonehenge & Avebury, dijo: «El descubrimiento del pozo más grande conocido del Mesolítico Temprano en el noroeste de Europa muestra que este era un lugar especial para las comunidades de cazadores-recolectores miles de años antes de que se erigieran las primeras piedras».

Recomendaciones del editor