Proteus, el material creado por la ciencia que es indestructible

Un grupo de investigadores de la Universidad de Durham en Inglaterra y del Instituto Fraunhofer de Alemania acaban de crear un nuevo material que físicamente es indestructible dicen ellos, y que se llama Proteus.

El material está formado por una matriz de aluminio (espuma de aluminio) incrustada con esferas de cerámica. Es un 15 por ciento menos denso que el acero, por lo que es ideal para aplicaciones como armaduras ligeras.

El informe científico publicado en Nature indica que, “nuestra arquitectura deriva su extrema dureza de la resonancia local entre las cerámicas integradas en una matriz celular flexible y la herramienta de ataque, que produce vibraciones de alta frecuencia en la interfaz. La consolidación incompleta de los granos cerámicos durante la fabricación también promovió la fragmentación de las esferas cerámicas en partículas de tamaño de micras, lo que proporcionó una interfaz abrasiva con una resistencia creciente a velocidades de carga más altas. El contraste entre los segmentos cerámicos y el material celular también fue efectivo contra un cortador de chorro de agua porque la geometría convexa de las esferas cerámicas ensanchó el chorro de agua y redujo su velocidad en dos órdenes de magnitud”.

El profesor asistente de mecánica aplicada de Durham, Stefan Szyniszewski, explicó con más detalle cómo se provoca la firmeza de Proteus y cómo reacciona cuando pasa por encima un disco o un taladro para cortar.

“La fuerza y ​​la energía del disco o el taladro se vuelven sobre sí mismas, y se debilita y destruye por su propio ataque. Esencialmente cortar nuestro material es como cortar una gelatina llena de pepitas. Si atraviesas la gelatina, golpeas las pepitas y el material vibrará de tal manera que destruya el disco de corte o la broca”, sostuvo el académico.

Proteus resiste con efectividad contra amoladoras angulares, taladros y otras herramientas de corte convencionales. Incluso es efectivo contra cortadores de chorro de agua a alta presión. 

Recomendaciones del editor