Esta es la primera ciudad que prohíbe la producción de la criptomoneda Bitcoin


El consejo municipal de la ciudad de Plattsburgh, Nueva York, votó por unanimidad una prohibición de 18 meses sobre las operaciones comerciales de producción de la criptomoneda Bitcoin dentro de los confines de la ciudad.

La medida se produjo después de que los residentes de la urbe se quejaron de que las facturas de electricidad fueron más altas de lo común, debido a las operaciones de producción de Bitcoin, que aprovechan la energía de bajo costo de la ciudad.

Como informa Motherboard, la moratoria está destinada a parar nuevas operaciones comerciales de minería de Bitcoin, por lo que las empresas que ya operan las criptomonedas en Plattsburgh podrán continuar haciendo negocios. Es una medida provisional, diseñada para evitar que las facturas de electricidad de los residentes sigan incrementando. “Hemos escuchado muchas quejas de que las facturas de electricidad han aumentado en $100 o $200 dólares mensuales”, dijo el alcalde de Plattsburgh, Colin Read.

Sin embargo, esta es una medida transitoria. La moratoria es solo efectiva por 18 meses y aún está por verse lo que sucederá una vez que expire, pero las operaciones locales de producción de Bitcoin están observando cuidadosamente el desarrollo de estas decisiones. Algunos incluso opinan que que las operaciones comerciales deberían cobrar más por consumir la energía hidroeléctrica barata y abundante de la ciudad.

“Creo que es mejor cobrar más a los productores para que la gente de la ciudad no se vea afectada negativamente, que una prohibición absoluta”, dijo Dan Bowman, un empresario de bitcoins, a Motherboard. “Creo que debería buscarse un término medio para que las tarifas eléctricas de las ciudades no suban”.

El principal atractivo que ha llevado tantas operaciones de minería de Bitcoin a Plattsburgh, ha sido la proximidad de la ciudad a una planta de energía hidroeléctrica. Es la razón por la cual la ciudad tiene algunos de los costos de energía más bajos en los Estados Unidos, pero esos precios bajos no son determinantes. La ciudad tiene una asignación de 104 megavatios-hora de electricidad por mes, y si consume más que eso, deben comprar energía en el mercado abierto a tasas mucho más altas. Es por eso que las operaciones de Bitcoin han provocado inadvertidamente que las facturas de los ciudadanos se disparen para arriba.

Según los informes, la mayor operación de la ciudad, Coinmint, utilizó casi el 10 por ciento del presupuesto de energía de la ciudad en enero y febrero. Para compensar las operaciones de Bitcoin, la alcaldía sugirió una serie de soluciones potenciales, que incluyen el cobro de las operaciones comerciales locales de Bitcoin por cualquier exceso que la ciudad incurra.

Independientemente de cual sea la decisión final de la ciudad en torno al manejo de las operaciones comerciales de Bitcoin, y de su consumo de energía, parece que tienen 18 meses para llegar a una conclusión definitiva.