Tecnología láser comprueba si un whisky es falso sin siquiera abrir la botella

Puede llegar a ser un gran problema para quienes disfrutan beber una exclusiva botella de whisky escocés: ¿cómo saber si el contenido que están consumiendo y por el que llegaron a pagar una importante suma de dinero es realmente genuino?

Para ellos, la tecnología se ha transformado en un importante aliado. Esto porque investigadores de la Universidad de St. Andrews, en Escocia (por supuesto), han desarrollado una nueva técnica con láseres para medir con precisión la autenticidad de un whisky sin la necesidad de abrir la botella.

El estudio llevado a cabo por científicos de la Facultad de Física y Astronomía de St. Andrews fue publicado en la revista Analytical Methods, y en ella se explica cómo los autores lograron desarrollar este innovador método que permite ver a través de la botella para analizar su contenido.

Los investigadores utilizaron el método de espectroscopia láser, proceso que hace que la luz láser se ilumine en una sustancia determinada y la muestra dispersa la luz en diferentes colores.

La imagen muestra varios vasos de whisky durante un brindis.

Los colores precisos de esta luz dispersa dependen de la composición química de la sustancia, por lo que se pueden utilizar para identificar distintos tipos de materiales, desde alimentos, bebidas y bacterias, hasta polvos, esculturas y pintura.

Los autores de la investigación no dudaron en evidenciar su alegría por los resultados obtenidos.

“Personalmente, odio cuando tengo que gastar una gota de whisky para los controles de validación. Prefiero beber toda la botella. La espectroscopia láser es una herramienta poderosa para caracterizar la composición química de muchos materiales, pero usarlo para caracterizar el alcohol en su envase original de esta manera simple es realmente emocionante”, explica el profesor Kishan Dholakia, director del estudio.

El hallazgo no deja de ser relevante. Sólo en Reino Unido, las bebidas falsificadas le costaron a su economía más de 200 millones de libras en ingresos perdidos cada año, de acuerdo a un estudio publicado en 2018 por la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea.

Recomendaciones del editor