Una empresa en Wisconsin ofrece implantar microchips a sus empleados

Si eres de esas personas que constantemente olvidan su tarjeta de identificación para tener acceso a la oficina, pronto eso podría dejar de ser un problema. Este es el caso de una empresa de tecnología de Wisconsin.

La compañía Three Square Market  está ofreciendo a sus empleados implantes de un microchip que, una vez escaneado, puede ser utilizado para entrar en el edificio, así como dar acceso a sus computadoras, y hasta sirve para comprar alimentos en las instalaciones de la oficina.

Esta novedosa idea fue implementada hace alrededor de un año en una empresa Sueca y tiene varias aplicaciones. No será impuesta a todos los empleados, sino que será selectiva a para quienes decidan aceptarla. La empresa está ofreciendo implantar el pequeño chip de identificación por radiofrecuencia (RFID) en las manos de los trabajadores de forma gratuita, y además se atreve a afirmar que pronto otras compañías alrededor del mundo también harán lo mismo.

Three Square Market es  una empresa que proporciona tecnología para micro mercados. Según USA Today, más de 50 empleados que trabajan para esta compañía planean tener los dispositivos implantados. El diminuto chip, que utiliza la tecnología de identificación por radiofrecuencia, se puede implantar entre el pulgar y el índice “en cuestión de segundos”, según un comunicado de TSM.

“Anticipamos el uso de la tecnología RFID para manejar y tener acceso a todo, desde hacer compras en las tiendas de las salas de descanso, ingresar a las oficinas, abrir puertas, usar máquinas copiadoras, tener acceso a nuestras computadoras, desbloquear teléfonos, compartir tarjetas de visita, almacenar información médica y de salud, y usarla como pago en otras terminales RFID”, dijo el gerente general Todd Westby en el comunicado de la empresa. “Eventualmente, esta tecnología se normalizará permitiendo usar esto como su pasaporte, transporte público, y todas las oportunidades de compra”, afirmó.

Three Square Market ha estado trabajando con una empresa sueca, BioHax, para desarrollar e implementar la nueva tecnología, quienes ya han utilizado el microchip en varios de sus propios empleados.

Para quienes tienen reparos por cuestiones de privacidad, portavoces de la compañía dicen que esto no debería ser motivo de preocupación. “No hay capacidad de rastreo ni seguimiento por GPS”, dijeron. “Es realmente lo mismo que el chip que está en tu tarjeta de crédito”.

Recomendaciones del editor